El Comercio

La Policía Local sanciona a un pub del Náutico por vender alcohol a menores

Zona de los Jardines del Náutico donde tuvo lugar la redada policial la noche del viernes.
Zona de los Jardines del Náutico donde tuvo lugar la redada policial la noche del viernes. / PAÑEDA
  • Los efectivos de seguridad comprobaron que un adolescente servía bebidas de alta graduación tras la barra del establecimiento

Cuatro infracciones de una vez fueron las que detectaron los policías locales que accedieron, en la tarde del sábado, a un pub situado en la calle Cabrales, frente al Náutico. Decidieron inspeccionar el local ante la sospecha de que en dicho negocio hostelero se vendía alcohol a menores. Los agentes comprobaron que los avisos recibidos eran ciertos, ya que, en su interior, localizaron a cuatro menores de edad consumiendo bebidas alcohólicas. Pero no solo había adolescentes entre la clientela.

También encontraron a un chico dispensando combinados de alta graduación tras la barra. Además, los policías verificaron que desempeñaba esta labor sin tener un contrato de trabajo. En la inspección hallaron asimismo publicidad que incitaba a consumir alcohol en la barra. En concreto, carteles que promocionaban su oferta en copas a dos y tres euros. No fueron los dos únicos motivos por los que la Policía Local propuso para sanción al pub. Además, excedía el aforo permitido y carecía de la documentación administrativa pertinente en el establecimiento. La intervención policial causó una gran expectación en la zona, ya que los agentes desalojaron a los clientes del bar mientras hacían estas comprobaciones para garantizar su seguridad.

La Policía Local puso los hechos en conocimiento de los padres de los menores. La abusiva ingesta de alcohol por parte de menores de edad es un tema que suscita una gran preocupación entre las familias y los profesionales sanitarios. Este mismo mes, una niña de doce años falleció en un pueblo de Madrid como consecuencia de un coma etílico. Laura F. había decido hacer un botellón con sus amigos para celebrar Halloween, donde bebió grandes cantidades de alcohol. Cuando sus compañeros se percataron de que algo malo le sucedía, fue demasiado tarde. Pocos días después, dos niñas de doce y trece años tuvieron que ser hospitalizadas en Vigo y Pontevedra por intoxicación etílica.

Fechas críticas

En Asturias, los médicos también alertan de esta peligrosa tendencia, muy extendida entre los adolescentes. Antón Castaño, pediatra de Urgencias en el Hospital de Cabueñes, indicó a este periódico, hace pocos días, que las borracheras en menores de catorce años «son ocasionales, pero con una que haya ya es mucho». El doctor, que también ocupa la presidencia de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP), afirmó entonces que los casos «son más frecuentes en la franja de edad de catorce a dieciséis», pero no hay que bajar la guardia entre los más jóvenes.

Sobre todo, los excesos con el alcohol entre los niños se dan «coincidiendo con fechas críticas». Por ejemplo, en vísperas de festivos, como el citado Halloween. Esa misma jornada, tuvo lugar en Gijón un multitudinario botellón en el parque de los Hermanos Castro. Desde la entrada en vigor de la ordenanza de Convivencia han sido tramitadas 1.422 denuncias relacionadas con el consumo de alcohol en la calle.