El Comercio

El proyecto prevé mejorar las conexiones del Sur y el Oeste

Accesos viarios de Nuevo Roces.
Accesos viarios de Nuevo Roces. / PALOMA UCHA

Ordenar el tráfico y la estructura de la red viaria en los accesos a la ciudad y mejorar las conexión de los barrios de El Llano, Nuevo Roces, La Calzada y Pumarín con el resto. Ésta es una de las cuestiones que se abordarán, con carácter prioritario, en las siguientes del Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura (PIMSS). Proyecto que fue adjudicado el pasado mes de julio a la unión temporal de empresas constituida por las firmas Consultrans, Movilidad y Transportes Asesores y Vectio Traffic Engineering por importe de 145.000 euros. Deberá estar finalizado en otoño de 2017.

El informe prediagnóstico terminado hace escasas fechas refleja los graves problemas de conectividad de Nuevo Roces. Un barrio reciente «encajonado entre el polígono industrial de Roces y la A-8». Para solucionarlo, será preciso «estudiar las diferentes posibilidades de conexión, en primer lugar con Roces y Contrueces, pero también con el resto de la ciudad», a través del transporte público, itinerarios peatonales y vías ciclistas. En El Llano, con más de 40.000 habitantes, será necesario analizar la opciones de conexión «eficiente y sostenible, de manera radial, con el centro de la ciudad». El estudio no destaca problemas graves en el resto de barrios, aunque sí subraya la necesidad de acometer medidas de control en el centro y en Cimavilla.

Movilidad escolar

De hecho, plantea la urgencia de analizar la accesibilidad universal en el barrio alto, «especialmente perjudicado» en este aspecto. Así, sugiere la posibilidad de implantar medidas dirigidas a mejorar el trazado viario para las personas con movilidad reducida. Otro colectivo débil es el formado por los más pequeños. Por ello, el prediagnóstico establece la conveniencia de promover, por ejemplo, caminos escolares seguros.

Asimismo, entre las conclusiones figura la oportunidad de valorar la accidentalidad entre vehículos y los atropellos a peatones «para distinguir los puntos negros de la ciudad». El objetivo es implementar medidas para mejorar la seguridad vial de todos los usuarios de la vía pública «con recomendaciones sobre características de infraestructuras que afectan a esta cuestión: alumbrado público, red semafórica, asfaltado...