El Comercio

Los constructores ven acertado dividir las parcelas, pero piden bajar su precio

  • Los grupos políticos y los vecinos instan al nuevo ministro de Fomento a «desbloquear» el plan de vías con un compromiso de inversión pública

La Confederación Asturiana de la Construcción-Asprocon considera «acertada» la medida adoptada por la sociedad Gijón al Norte de fraccionar la parcela más grande (H1) de las dos resultantes del plan de vías cuya subasta quedó desierta en mayo. La patronal asturiana de promotores y constructores coincide en el diagnóstico que hace ahora Gijón al Norte de que «el excesivo tamaño» de los solares fue una de las razones que impidió la llegada de alguna oferta de compra a la sede de la sociedad en la Casa del Mar. En opinión de la entidad que preside Serafín Abilio Martínez, los dos lotes que salieron a licitación en marzo tenían «una superficie poco atractiva en tamaño para los promotores residenciales dadas las características del mercado de la vivienda actualmente».

Sin embargo, CAC-Asprocon también pone de relieve que, a pesar de esta nueva medida para facilitar la venta de las parcelas, sigue a su juicio «sin abordarse el principal problema, que es el precio de dichas parcelas». Un precio de subasta de salida que fue de 70,5 millones para quienes quisieran adquirir las dos parcelas y de 41,8 millones para la finca H1 (la que ahora se quiere dividir) y de 28,6 millones para la H2. Para la patronal se trata de «un valor que resulta excesivo y discordante con los precios que marca el mercado residencial en estos momentos y que seguirá suponiendo una traba para que los empresarios promotores presenten sus ofertas en una nueva subasta».

La decana del Colegio de Arquitectos, Sonia Puente Landázuri, asegura que el fraccionamiento de la parcelas del 'solarón' no les plantea ninguna objeción «siempre que responda a criterios de oportunidad que faciliten la puesta en mercado del suelo y se haga respetando el marco urbanístico recogido en el plan especial».

Dicho esto, Puente defiende establecer un orden de prioridades respecto al destino de los recursos que se puedan obtener por la venta de solares. Y en esa clave destaca la importancia de diferenciar, «por un lado, la infraestructura ya construida del túnel hasta la plaza de toros y, por otro, la construcción de la estación propiamente dicha, con presupuestos y rentabilidades claramente diferenciables».

La decana de los arquitectos juzga prioritaria la entrada en servicio del túnel, pues «una vez conectado a la red metropolitana y construidas las paradas urbanas dotará al ferrocarril de una nueva centralidad que mejorará de forma sustancial la movilidad de toda la ciudad». «La estación, desde ese punto de vista, tiene un valor estratégico de segundo nivel respecto al túnel», sostiene. «No debemos olvidar que el objetivo del plan de vías es la mejora de la movilidad y la supresión de la barrera ferroviaria. La obtención de recursos económicos no es un fin en sí mismo, sino una herramienta para obtener un fin», concluye.

Emplazamiento a De la Serna

El portavoz del gobierno local, Fernando Couto, opinó ayer que el vender a trozos las parcelas del 'solarón' «no es el camino para desbloquear el proyecto, ya que Gijón al Norte necesita 200 millones de euros». Según Couto, «este dinero o lo pone el Ministerio de Fomento o avala un préstamo que se pida por ese importe». «Lo demás es perder el tiempo», remarcó el edil de Foro, quien conminó al nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, a que fije entre sus prioridades el plan de vías gijonés.

Precisamente ayer la junta de gobierno aprobó refinanciar con la entidad gallega Abanca el préstamo contratado por Gijón al Norte para abaratar el coste de la deuda y ampliar a 2018 su cancelación. A las tres administraciones implicadas les quedan por pagar 22,5 millones de euros; 5,5 de los mismos al Ayuntamiento.

El portavoz municipal del PSOE, José María Pérez, opina que «dividir el espacio a la venta en parcelas más pequeñas puede ser positivo para encontrar posibles compradores». A partir de ahí considera que hay dos cuestiones que influyen en el interés por su compra. Por un lado, «la paralización del proyecto principal y la indefinición a que Ministerio y Ayuntamiento han llevado la ordenación de todo el espacio, los equipamientos públicos previstos y los plazos». Esto, a su juicio, «aumenta la inseguridad sobre estos terrenos y su valor futuro porque no se sabe lo que habrá alrededor de los mismos».

El otro hándicap que ve el portavoz socialista es que «el precio de venta del metro cuadrado es señalado por las empresas del sector como excesivo». «Las tasaciones dicen otra cosa, pero la realidad es que nadie optó por la compra, así que igual es una cuestión que debería revisarse», anota.

El presidente de la Cámara de Comercio, Félix Baragaño, que fue el primero en defender un mayor fraccionamiento de las parcelas del 'solarón', aplaudió la decisión de Gijón al Norte. «Es una salida razonable en un momento en que la construcción parece que empieza a recuperarse», indicó. El presidente de la federación de vecinos urbana (FAV), Adrián Arias, afirmó que este tipo de medidas «servirán de bien poco para la consecución del plan de vías sin un compromiso de inversión pública real y creíble del Ministerio de Fomento».