El Comercio

Arcos de Navidad instalados en la calle de Donato Argüelles.
Arcos de Navidad instalados en la calle de Donato Argüelles. / CITOULA

Rechazado el recurso contra la adjudicación de las luces de Navidad a Blachere

  • Germán Vizcaíno llevó el contrato a un tribunal administrativo al entender que su oferta no cumplía los pliegos

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha desestimado el recurso presentado por la empresa Germán Vizcaíno contra el resultado del concurso para instalar la iluminación navideña de Gijón. El acuerdo, adoptado el pasado viernes, permitirá a la francesa Blachere cumplir con normalidad su cometido de cara al encendido de las luces, previsto para finales de la próxima semana. Los arcos, aunque apagados, ya son visibles desde hace días en muchas calles de la ciudad.

La filial española del grupo francés Blachere Iluminación se hizo en octubre con el contrato para la decoración del espacio público durante las dos próximas navidades, con opción a dos años más de prórroga, tomando el relevo de Germán Vizcaíno, empresa que se hacía cargo de esta tarea desde 2011. Ambas fueron las únicas que se presentaron al concurso público convocado para este fin. La memoria técnica de la compañía asturiana, documento en el que se presentaban los motivos navideños que se pretendía instalar, obtuvo la mejor valoración, con 18 puntos de 25 posibles, frente a los 13 de su contrincante. Germán Vizcaíno también superó a Blachere en la valoración de las condiciones de trabajo de la plantilla -se pidió a los licitantes propuestas concretas de mejoras laborales y salariales sobre lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores o en el convenio del sector-, con 7 puntos sobre 10. La sociedad francesa no logró ningún punto en este apartado.

La multinacional, sin embargo, obtuvo 9,76 puntos sobre 10 en el capítulo dedicado a mejoras que «supongan un beneficio económico para el Ayuntamiento» sin encarecer el servicio. Germán Vizcaíno solo sumó 3,53. Finalmente en la oferta económica Blachere obtuvo la máxima valoración posible, 55 puntos, con un presupuesto de 320.120 euros al año, frente a los 390.836 que propuso la otra licitante (45,05 puntos).

La junta de gobierno aprobó el 5 de octubre la adjudicación del contrato a la compañía francesa, acuerdo que Germán Vizcaíno llevó el 24 de octubre ante el tribunal de recursos administrativos. En su escrito señalaba que la adjudicataria no había incluido en su proyecto los precios unitarios de los diferentes motivos navideños, «lo que impide justificar su oferta económica». También pone de manifiesto que Blachere no especificó en su memoria los espacios públicos en los que proponía la instalación de «motivos tridimensionales». El 27 de octubre se decretó la suspensión temporal del proceso de contratación.

Evitar equívocos en el futuro

Escuchados el Ayuntamiento, como órgano de contratación, y la empresa adjudicataria como afectado directo, el tribunal de recursos rechazó ambos motivos de impugnación. Con respecto al primero, aprecia contradicciones entre la literalidad de los pliegos -decían que sí debían presentarse los precios unitarios- y la interpretación que el Ayuntamiento hizo de los mismos. No obstante, aunque insta a la administración municipal a «evitar equívocos» similares en el futuro, considera que esta situación «en nada ha perjudicado a otros licitadores». Con respecto a los elementos tridimensionales, da por bueno el razonamiento del órgano contratante de que no era necesario concretar su ubicación.

El tribunal, finalmente, descarta sancionar a Germán Vizcaíno al entender que su recurso «no se aprecia mala fe o temeridad».

Temas