El Comercio

Del Bosque: «Lo ideal es que parezca que mandan los jugadores, pero hagan lo que tú quieres»

fotogalería

Vicente del Bosque, en Gijón, este miércoles. / Aurelio Flórez.

  • El que fuera máximo responsable de la selección española entre 2008 y 2016 ha participado en Gijón en una charla organizada por la Asociación Amigos del Deporte, con motivo de su XXI aniversario

El exseleccionador nacional de fútbol Vicente del Bosque ha dicho hoy en Gijón que un entrenador tiene que sentir que es "imprescindible", y ha sostenido que "lo ideal es que parezca que mandan los jugadores, pero que al final hagan lo que tú quieres". El que fuera máximo responsable de la selección española entre los años 2008 y 2016 ha participado en Gijón en una charla organizada por la Asociación Amigos del Deporte, dentro del ciclo "Deporte, Deportividad y Sociedad" con motivo del XXI aniversario de la organización.

En el encuentro mantenido con aficionados, Del Bosque se ha referido a los valores deportivos que le han llevado a lo más alto del panorama internacional, entre otros éxitos con el título de ganador de la Eurocopa 2012 y del Mundial 2010. En respuesta a los asistentes, entre los que se encontraba la campeona olímpica de vela en Londres 2012 Ángela Pumariega, Del Bosque ha aseverado que el técnico del Sporting Abelardo Fernández es "de los que prestigian" al fútbol español. Respecto a la no inclusión de David Villa en la última convocatoria del equipo nacional ha dicho que lo que haga el actual seleccionador, Julen Lopetegui, "está bien hecho".

Del Bosque, distinguido con el Premio Delfos Nacional 2012, la máxima distinción que otorga Amigos del Deporte, ha confesado que las dos grandes pasiones en su vida han sido su familia, en el ámbito personal, y el Real Madrid, en el profesional, con un sentimiento de "pertenencia" que lleva metido "muy adentro", algo que ahora parece "atemporal". Ha rememorado el "recorrido fantástico" que ha tenido en su etapa en el conjunto madridista, de la que ha valorado la enseñanza de "autoridad moral" que le trasladaron personalidades como el expresidente Santiago Bernabéu y el exentrenador Luis Molowny.

"Lo mejor de un líder es la ejemplaridad", ha dicho Del Bosque, que ha exigido que un entrenador sea "justo", sepa "escuchar", mantenga la calma, sea "observador", y también "sencillo", algo importante porque "aunque se devalúa el éxito, al final tiene más recorrido que un fantoche".

En su opinión, "no puede ser" que un entrenador no tenga espacio suficiente con el espacio habilitado en el área técnica, por lo que ha afeado que un técnico "esté todo el rato alterado" cuando el desempeño de su tarea requiere sosiego. El entrenador es aquel que influye "favorablemente" en los jugadores para obtener un buen resultado, lo que es una tarea realizada "día a día" hasta conseguir la confianza de los jugadores.

Cerca de los éxitos

"Influir en una plantilla es muy importante para estar cerca de los éxitos, tanto como las cuestiones futbolísticas", ha subrayado Del Bosque, que ha comentado que en la despedida de Casillas todos le decían "cómo tenía que haber obrado" y le ofrecían una "solución" ante un "caso singular", si bien ha precisado que todos los jugadores merecen un "trato" igual.

Ha explicado que para un entrenador es importante "rodearse de buena gente, de personas normales". El exseleccionador ha festejado que no ha puesto nunca una multa a los jugadores porque no ha encontrado "motivos suficientes" para sancionar a sus jugadores con una penalización económica.

"Qué soso es este tío", ha apuntado Del Bosque al introducir su opinión sobre la imagen que ofrece un técnico en la rueda de prensa, por lo que ha defendido que aquel que consiga estar lo "más neutro posible gana mucho", mientras que "si te muestras muy ufano dirán éste se cree que ha ganado él".

Se ha mostrado "orgulloso" de su etapa como seleccionador, solo salpicada por "aquellos episodios" del Real Madrid-Barcelona, que "no tenían sentido", en los que los propios jugadores "poco a poco con su generosidad se dieron cuenta de que no era posible seguir en ese camino".

De su etapa al frente de la selección española recuerda el "papel fantástico" desempeñado por el equipo integrado por los fisioterapeutas, la delegada, la responsable de prensa y los médicos, entre los que ha citado a José García Cota y Óscar Celada como "extraordinarios" médicos.