El Comercio

Prisión provisional para el acusado de agredir con un martillo a su pareja en Gijón

  • El hombre, de 63 años, será traslado de inmediato al Centro Penitenciario de Villabona

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Gijón ha dictado hoy prisión provisional, comunicada y sin fianza por un delito de tentativa de homicidio para el hombre de 63 años arrestado tras agredir con un martillo a su pareja sentimental, de 65 años.

La medida cautelar de alejamiento que se le había impuesto durante su ingreso hospitalario se ha reconvertido hoy en una orden de protección, según ha dictado la magistrada en acuerdo con el Ministerio Fiscal.

El hombre será traslado de inmediato al Centro Penitenciario de Villabona, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

El hombre ha pasado esta mañana a disposición de la autoridad judicial tras ser dado de alta ayer del centro sanitario de Jove, donde permanecía interno en el Área de Psiquiatría. Antes de prestar declaración ante la magistrada, el hombre ha sido examinado por dos médicos forenses que declararon que podía prestar declaración. Esta mañana también ha prestado declaración ante la magistrada la víctima de la agresión.

Los hechos ocurrieron cerca de las 16 horas del pasado día 11 en una vivienda de la calle Luis Braille, en el barrio de El Natahoyo, donde una mujer tenía heridas sangrantes en la cabeza tras ser agredida en el dormitorio principal.

Los agentes detuvieron al hombre, que no ofreció resistencia a la detención, aunque mantenía un discurso incoherente, balbuceante y no respondía a las preguntas, por lo que fue derivado al Hospital de Jove, donde quedó ingresado en el servicio de Psiquiatría.

Durante la inspección ocular, los agentes localizaron en el interior de un cajón un martillo de cabeza redondeada y un punzón metálico con restos de sangre, armas presuntamente utilizadas en la agresión a la mujer.

La víctima presentaba cinco heridas contusas craneales y en la base del cuello, pero ninguna herida cortante ocasionada con arma blanca, ni hemorragias internas ni lesiones óseas. El hombre carece de antecedentes policiales y tampoco tiene denuncias previas por violencia de género.