El Comercio

Francisco Javier Puerta Muñoz, teniente coronel.
Francisco Javier Puerta Muñoz, teniente coronel. / E. C.

La Audiencia da la razón a Puerta Muñoz en la obra del cuartel de Cangas

  • Desestima el recurso de la Asociación de Guardias Civiles y apunta que obraron «con malicia» con la denuncia contra el teniente coronel

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha ratificado el sobreseimiento de la denuncia interpuesta por la Asociación Profesional de Guardias Civiles contra el teniente coronel de la Comandancia de Gijón, Francisco Javier Puerta Muñoz, por las supuestas irregularidades en unas obras realizadas en el cuartel de Cangas de Onís.

Tanto el juzgado de Instrucción número 4 de Gijón, como ahora la Audiencia Provincial tras el recurso presentado, han dado la razón al teniente coronel al considerar que no existió ninguna anomalía en su forma de proceder. «No hay indicio alguno, ni atisbo, de lo que maliciosamente se insinúa en la querella al decir que 'desde que el querellado asumió la responsabilidad del mando, las obras las vienen ejecutando siempre (o la mayor parte de las veces) dos empresas' o 'tratando de evitar por todos los medios que vuelva a ocurrir algo, siquiera parecido, a lo que sucedió hace años con el tristemente recordado Luis Roldán'.

«Malicia -recoge la sentencia- que unida a la falta de legitimación expresada en el apartado anterior, conlleva que las costas de este recurso deben imponerse a la parte apelante».

La Asociación Profesional de Guardias Civiles le denunció por autorizar, presuntamente, el pago de las obras, consistentes en la renovación de los balcones y las puertas de las viviendas del cuartel de Cangas de Onís, antes de que éstas se hubiesen realizado. La cuantía ascendió a 40.000 euros. Los denunciantes entendían que el pago debería haberse efectuado una vez realizadas y debidamente recepcionadas las obras, y no antes. La Justicia le ha dado la razón al teniente coronel con una sentencia que es firme.