El Comercio

Un coche se empotra en una tienda del Muelle tras derrapar y tirar un semáforo

fotogalería

Estado del coche siniestrado. / A. P. / AURELIO FLÓREZ

  • «Es la segunda vez que pasa. Llevo años pidiendo al Ayuntamiento que coloquen pivotes y un día habrá una desgracia», dice la dueña de 'Trasgus'

La suerte estuvo ayer de cara. La calle Trinidad fue escenario por la mañana de un aparatoso accidente de tráfico que, pese a su espectacularidad, se saldó sin víctimas. Los hechos ocurrieron minutos después de las diez, cuando la joven conductora de un Citroën Saxo (matrícula O-2742-CC) perdió el control del turismo, que invadió la acera en la esquina de la calle Trinidad y Claudio Alvargonzález, se llevó por delante un semáforo, chocó contra el escaparate de la tienda de ropa 'Trasgus' y acabó empotrado en una papelera.

La conductora no resultó herida. Ella misma explicó a los agentes de la Policía Local que le había patinado el coche y que no había podido controlar la dirección. Justo en el momento en el que se produjo el siniestro no había ninguna persona en la acera, tampoco esperando en el paso de peatones regulado por semáforo, por lo que se minimizó el alcance del accidente.

Un coche se empotra en una tienda del Muelle tras derrapar y tirar un semáforo

El turismo quedó seriamente dañado, al igual que el establecimiento comercial. Su propietaria, Bernarda Suárez, apuntó que no era la primera vez que se le empotraba un coche en el local. «Hace ocho años pasó lo mismo. En aquella ocasión ya le había pedido al Ayuntamiento que colocase unos pivotes de hierro en la esquina, como los que hay en el resto de la calle, porque cualquier día hay una desgracia», lamentaba. La empresaria llegó cinco minutos después del siniestro para abrir la tienda. «No me pilló aquí de milagro», comentó.