El Comercio

Jerónimo Junquera: «Dividir el 'solarón' no es un problema si no se desvirtúa el plan de vías»

Vista aérea de las parcelas H1 y H2 del 'solarón', con el parque lúdico navideño en primer plano.
Vista aérea de las parcelas H1 y H2 del 'solarón', con el parque lúdico navideño en primer plano. / P. UCHA
  • El autor del proyecto pide definir los objetivos sociales y características de las edificaciones. «El precio de venta debe ser su consecuencia», afirma

El arquitecto autor del plan de vías, Jerónimo Junquera, considera que el fraccionamiento de los lotes de suelo de la primera fase inmobiliaria del plan de vías entre el Museo del Ferrocarril y la plaza del Humedal «no debe ser un problema si no se desvirtúa el proyecto».

Junquera diseñó hace una década con el gijonés Javier Fombella en estos terrenos del 'solarón', los más próximos al centro urbano, un bulevar comercial con siete bloques residenciales y capacidad para más de 400 viviendas rematado por un edificio hito, la torre Campanile de 20 pisos. Todo ello con el objetivo de «conectar el sur con el norte generando un espacio urbano de calidad».

El arquitecto, que asegura que nadie de la sociedad Gijón al Norte le ha consultado sobre la división de los lotes ni sobre el fallido proceso previo de subasta, opina que los gestores del plan de vías «tienen que definir los objetivos sociales y características de las edificaciones del ámbito. El precio de venta debe ser su consecuencia». «No hay que olvidar que es un patrimonio público», reflexiona.

Junquera se ha mostrado crítico en el último año en unos artículos publicados en EL COMERCIO con los cambios que se han ido planteando para la operación ferroviaria gijonesa. Entiende que «falta rigor y visión política» y que «el problema se inicia con el modelo ferroviario y la definición de la estación». En su opinión, habría que desglosar el proyecto de integración ferroviaria en 'paquetes' viables que puedan ser desarrollados de forma independiente y construir un ramal de conexión con el túnel del metrotrén hasta La Calzada.

Para el arquitecto, es fundamental concentrar todas la vías férreas de acceso a Gijón en la periferia para situar en La Calzada el inicio de la estación líneal que enhebre la ciudad hasta Cabueñes y garantice la centralidad gracias al túnel del metrotrén con sus estaciones intermedias. Una propuesta alternativa y más ambiciosa que Junquera presentó en 2006 cuando ganó el concurso internacional de ideas, pero que nunca pudo hacer pública por exceder el ámbito de actuación entre Moreda y El Humedal y obligar a intervenir en más suelos que los de uso ferroviario (defendía convertir el polígono de Mora Garay, en Tremañes, en suelo residencial).

«El mejor suelo de Gijón»

El director de Logroño Integración del Ferrocarril, el gijonés Santiago Miyares, opina que la mayor división de los terrenos en venta del 'solarón' «es una muy buena noticia, ya que facilitará la adquisición del suelo por parte de las empresas promotoras y constructoras». Miyares, que acaba de adjudicar en la capital riojana a una UTE liderada por Vías las obras de la estación intermodal por 16,3 millones, destaca que el del plan de vías «es el mejor suelo que tiene actualmente Gijón y de ejecución directa sin verse condicionado por la situación en que se encuentra el PGO».

El exresponsable de Sogepsa también explica que las parcelas de Gijón al Norte no son las únicas de origen ferroviario que se han sacado al mercado en los últimos años. «Zaragoza Alta Velocidad lleva mucho tiempo intentando vender sin resultado. Logroño, de momento, está tramitando una modificación de su plan ferroviario e iniciará la comercialización del suelo a finales de 2017. El resto de sociedades, como las de Gijón y Logroño, van más retrasadas y todavía no han liberado los suelos», explica Miyares.

Por su parte, el secretario comarca de UGT, Fernando Díaz Arnaiz, califica la situación actual de los terrenos del plan de vías tras la fallida subasta de «pufo urbanístico». «Si lo que se decide desde Gijón al Norte facilita la inversión y sacarle rentabilidad a esos terrenos, bienvenido sea el troceo de las parcelas», opina el dirigente sindical. «Solo espero que no sea una idea feliz de alguien y esté debidamente estudiada», concluye.