El Comercio

El gobierno local renuncia a construir un aparcamiento debajo de La Serena

Pérgola que será eliminada en diciembre para hacer del parque un espacio más abierto.
Pérgola que será eliminada en diciembre para hacer del parque un espacio más abierto. / P. CITOULA
  • Comunica a vecinos y hosteleros que el próximo mes vallará el parque y procederá a la demolición de la pérgola y el cierre de la pista polideportiva

El gobierno local renuncia definitivamente a la construcción de un aparcamiento en el subsuelo del parque de La Serena. Pese a que hasta el último momento se intentó incluir el subterráneo para residentes en el proyecto de reforma de este conflictivo espacio, e incluso había dos promotores interesados en optar a la adjudicación de la obra, la falta de garantías financieras de las empresas frustró la operación. Así se lo comunicó el pasado martes el concejal de Mantenimiento Urbano y Obras de Infraestructuras, Manuel Arrieta, a vecinos, hosteleros y comerciantes de la zona en la reunión del consejo de distrito de El Llano.

De hecho, la supresión del estacionamiento y de sus rampas de acceso es lo que está retrasando el diseño definitivo de un proyecto que ya se centrará únicamente en la remodelación de la plaza, con un nuevo diseño, para acabar con los problemas de convivencia de los que se viene quejando el vecindario.

Arrieta explicó a la presidenta de la Asociación de Vecinos Fumeru de El Llano, Carmen Duarte, y al resto de miembros del consejo de distrito del barrio más populoso de la ciudad que las obras en el parque arrancarán antes de que finalice el año. En concreto, la previsión municipal es que el próximo mes se valle la zona y se ponga en marcha la demolición de la pérgola existente, que los vecinos conocen como la rosaleda, y los muros que componen el cierre de la pista polideportiva. Todos estos trabajos previos se costearán con cargo a los presupuestos prorrogados de este año. Para el próximo año quedará pendiente la adecuación en sí de la plaza, que podría ser objeto de una tercera licitación tras las dos anteriores fallidas vinculadas a la construcción del aparcamiento. El presupuesto estimado para acometer esas obras en La Serena rondará los 300.000 euros. Otra posibilidad que tampoco se puede descartar es que esta actuación se acometa dentro del contrato de conservación viaria.

Instalaciones como en Begoña

A expensas de los últimos ajustes de diseño en el proyecto, la remodelación incluirá nuevos juegos infantiles con pavimento de seguridad , con una superficie aproximada de 150 metros cuadrados con un equipamiento similar al existente en cuanto a número de usuarios y características. También está prevista la supresión de la pista deportiva existente y la creación de una minipista cerrada siguiendo el modelo de las instalaciones de Begoña.

En el diseño de la pavimentación se combinará hormigón continuo con adoquín cerámico y los bordillos serán de granito similar al ya existente. Además, los mayores podrán contar con aparatos para hacer gimnasia.

Sin embargo, el mayor cambio repercutirá en la reorganización de las zonas de estancia con mobiliario urbano y de la ornamentación vegetal con la ya referida solución de eliminar la rosaleda existente. Se trata de repetir una operación similar a las que se han llevado a cabo con anterioridad en otros parques con conflictos de convivencia como los de la plaza de Europa y el de Teodoro Cuesta.

En palabras de Carmen Duarte, presidenta vecinal de El Llano, «se trata de hacer el parque más espacioso y abierto para que no haya los actuales chiringuitos».

En los últimos meses hosteleros y comerciantes de la zona de La Serena venían alertando del aumento de la inseguridad por la concentración de clanes de rumanos. Personas sin recursos a las que se les ha facilitado viviendas en esa zona de El Llano. Es tal la ocupación del parque que llevan a cabo que los vecinos, sobre todo aquellos que tiene niños de corta edad, no se atreven a entrar. «En ocasiones se juntan más de cien y parece que en vez de Gijón estamos en Bucarest», aseguran los hosteleros y comerciantes que aún no se han marchado del entorno de La Serena.

Por ese motivo el vecindario y los negocios supervivientes consideran fundamental que la reforma prometida por el gobierno municipal de Foro elimine los escondites y puntos ocultos a la vista donde ahora mismo son posibles los trapicheos y actividades ilícitas.

Al margen de las reformas urbanísticas para atajar los problemas de convivencia en los barrios por la presencia de colectivos marginales, el gobierno local también trabaja en el diseño de un protocolo de intervención social, un procedimiento reglado, para prevenir y dar respuesta de forma coordinada -entre los distintos departamentos municipales- a conflictos como los vividos recientemente en Laviada.