El Comercio

Salvador Ondó se corona en casa

Wilkin Aquiles, durante su participación en el Campeonato de Escanciadores en El Otru Mallu.
Wilkin Aquiles, durante su participación en el Campeonato de Escanciadores en El Otru Mallu. / CITOULA
  • El echador del Otru Mallu consigue su segundo título regional y su sexta victoria en el circuito

Última jornada del Campeonato Oficial de Escanciadores. Después de dieciséis fechas, repartidas a lo largo del año por toda Asturias, tocaba cerrar la temporada en El Otru Mallu, uno de los clásicos del circuito. Las apuestas no fallaron. Salvador Ondó, que llegó al sprint final con una buena ventaja respecto a sus competidores, se subió al atril con la certeza de que ya era ganador del gran premio por segunda vez en su vida, pues ni Jeison Franco ni Jorge Vargas tenían la mejor puntuación del día. «Es una satisfacción muy grande porque cada año está más reñido. Todo el mundo quiere ganar y al final la presión es bastante grande», explicó Ondó tras finalizar el concurso, del que EL COMERCIO es diario oficial.

La general, además, no fue la única victoria del día. Aprovechando su condición de local, liberado de cualquier tipo de presión, el escanciador se llevó también la jornada con 117 puntos de 120: dos culinos de 100 centímetros cúbicos -la marca tomada como ideal- y tres de 98. «Entreno a diario con la probeta para ser lo más exacto posible», asegura. Esta es, por tanto, su sexta victoria en las dieciséis de las que se compone el circuito tras Sotrondio, Nava, Carbayedo, Villaviciosa y Arriondas.

Sidra por las venas

Sin embargo, Ondó no fue el único triunfador de la noche. La mayor muestra de que la sidra corre por las venas se dio con la participación de Alexandra y Ángela Castellanos -hijas del séptimo clasificado de la general-, que volvieron a acudir puntuales al certamen como participantes. La primera se coronó como mejor echadora juvenil por su trabajado estilo y su experiencia con la botella en mano, aunque su hermana pequeña no le fue a la zaga pese a su corta edad.

«El futuro para el año que viene es incierto por la falta de patrocinios y apoyos. Está en el aire, pero es muy importante que sobreviva por el bien de los escanciadores», explicó antes de la competición Enrique Tuya, coordinador del certamen. Por tanto, instó a todo tipo de entidades a apoyar la iniciativa para que perdure con el paso de los años. «Es cuestión de pedir un pequeño esfuerzo a las marcas. La cultura de la sidra es muy grande y hay que preservarla», concluyó Ondó.