El Comercio

Una asignatura con mucha creatividad y reciclaje

Escolares del colegio Montevil, con objetos reciclados.
Escolares del colegio Montevil, con objetos reciclados. / DANIEL MORA
  • Siete centros educativos de la ciudad participan en la Semana Europea de la Prevención de Residuos organizada por Cogersa

  • Todos ellos realizan actividades y talleres con el objetivo de concienciar en la reducción de la basura

Botellas de plástico, tetrabricks, cartones o tapones son algunos de los desperdicios que día a día aparecen en la basura de cualquier ciudadano de a pie. Pero esta semana todo es útil. Basta solo con dejarse llevar y dar rienda suelta a la creatividad. De eso son muy conscientes los escolares de los siete centros educativos de Gijón que participan en la Semana Europea de la Prevención de Residuos, una iniciativa coordinada por Cogersa y que concluye mañana.

A través de distintos talleres, los pequeños han descubierto la importancia de la 'Triple R', una ecuación que se resuelve reciclando, reduciendo y reutilizando basura, convirtiéndola en todo aquello que deseen: bolsos, juegos, macetas... El único límite es la imaginación. Y es así, sin ningún límite creativo, como se planteó la actividad a los alumnos del colegio público Montevil quienes se dedicaron a lo largo de la semana a construir juegos con materiales reciclados. «A los niños les encanta porque pueden crear sus propias cosas», cuenta Rocío Toyos, una de las profesoras del centro. Aún así, esta semana no es la única que dedican a mantener el planeta limpio ya que han formado una patrulla de reciclaje que «se encarga de guardar y sacar los contenedores en las horas de recreo», entre otros cometidos.

La propuesta del colegio público El Lloreu también incentiva la creación de objetos útiles a través de otros que, de otra forma, acabarían en el cubo de la basura. Los alumnos aprenden a regenerar y usar materiales en talleres de todo tipo organizados por Emulsa: de jabón, de patchwork... Además desarrollan actividades a lo largo del curso, como la recogida de papeles con la brigada azul y de envases con la amarilla.

También ha estado muy activo estos días el colegio Virgen Mediadora, con una propuesta que va más allá de la concienciación medioambiental, como la Feria solidaria del libro usado que se celebró ayer. Perseguían con esta iniciativa tres objetivos básicos: disminuir el número de residuos que se generan, motivar la lectura y acentuar la conciencia social como motor de cambio.

El colegio Montiana, el colegio de educación especial Castiello, la Escuela de Hostelería y Turismo de Gijón y la escuela infantil La Serena fueron los otros centros que se sumaron a esta cita con el medio ambiente.