El Comercio

Caviar, lechuga, bugre y pepino para inaugurar 'Gijón se come'

Marcos Morán, Carlos Fernández y Borja Cortina, durante su exhibición culinaria.
Marcos Morán, Carlos Fernández y Borja Cortina, durante su exhibición culinaria. / DAMIÁN ARIENZA
  • El chef Marcos Morán abrió las jornadas con cuatro platos acompañados de otros tantos cócteles de Borja Cortina

La gastronomía de autor está de moda. Junto al gochu asturcelta y las setas silvestres, que actualmente pueblan los restaurantes de la ciudad con sus respectivas jornadas, 'Gijón se come' aterriza por primer año en el recinto ferial con la clara intención de que no sea el último. «Es más interesante apostar por este tipo de jornadas antes que por un evento de 2.000 personas comiendo en la calle. Esto genera imagen y los años venideros va a atraer a mucha gente», sentenció Marcos Morán, gerente de Casa Gerardo y encargado de inaugurar las jornadas con una exhibición sobre los fogones.

Para ello echó mano de cuatro recetas propias de su restaurante: cogollo de lechuga a la crema, pepino en declinación, bugre frito y caviar con castañas. Sus propuestas, siempre en la fina línea entre tradición y modernidad, encontraron en Borja Cortina al aliado perfecto. El dueño del Varsovia, reconocido como mejor 'bartender' de España en 2015, exhibió su manejo de los espirituosos fabricando el contrapunto perfecto a cada plato. «La intención es respetar el producto lo máximo posible y así ayudar al cliente cada vez que vuelva al plato», sostiene Cortina, quien colabora desde hace tres años con Morán. Para frenar la salinidad del caviar, por ejemplo, realizó un combinado de vermú fino que prepara al comensal para el siguiente bocado sin rastro del anterior en la boca. Para el bugre, un poco de wishky, sidra de hielo y cítrico para quitar la sensación oleosa del frito. La conjugación de estas dos figuras de la gastronomía asturiana inicia el camino de las jornadas.