El Comercio

El Sespa remite 600 pacientes más a Cruz Roja para bajar sus listas de espera

  • Sanidad aprueba un gasto adicional para el hospital concertado de 1,1 millones. Serán para financiar el aumento de derivaciones y la diálisis nocturna

El Hospital de Cruz Roja, centro que tiene concertada actividad quirúrgica y de consultas con el Servicio de Salud del Principado (Sespa), cerrará el año con más pacientes operados que los previstos inicialmente. En un intento por reducir las listas de espera quirúrgica, que llegan a 18.573 personas en la sanidad pública, el Sespa ha optado por incrementar las derivaciones hacia los centros concertados, entre los que se encuentra Cruz Roja. A finales de diciembre, habrán sido unos 600 los enfermos de más que hayan sido intervenidos en los quirófanos del hospital gijonés situado en la calle Uría. Cruz Roja cerrará el año con 7.600 operaciones quirúrgicas frente a las 7.000 que registró en 2015. La cifra de casi 8.000 intervenciones se equipararía casi a la de 2014, cuando la sanidad concertada se convirtió en la tabla de salvación del Sespa después de que la Consejería de Sanidad decidiera prohibir las peonadas en la red pública y cuando todavía coleaban los retrasos que había dejado la huelga médica.

Adenda del 9%

Precisamente, ese aumento de actividad hacia la concertada ha llevado a Sanidad a aprobar un gasto adicional, una adenda, del 9% con destino a Cruz Roja. Así lo acordó el pasado jueves el consejo de administración del Sespa. En euros supone 1,1 millones sobre el presupuesto conveniado a principios de año de 13.044.467 euros. Ese millón de más permitirá no solo costear las 600 cirugías adicionales sino también el cuarto turno de hemodiálisis que el centro concertado gijonés ha tenido que mantener en horario de madrugada a pesar de la apertura de la nueva unidad de diálisis del Hospital de Jove.

El Sespa está buscando estos días más quirófanos en los que intervenir a los pacientes que llevan tiempo aguardando a ser tratados de su dolencia. El objetivo es reducir todo lo que se pueda la bolsa de enfermos que esperan desde hace más de seis meses. En esa situación hay en Asturias 864 personas, que son, además, un 22% más de las que había apenas un mes atrás, en septiembre.

4.234 pacientes quirúrgicos

Ahora mismo, el Área Sanitaria V tiene pendientes de operar a 4.234 personas. De ellas, 3.030 corresponden al Hospital de Cabueñes (donde hay 153 enfermos con demoras de más de 180 días) y 1.204 al Hospital de Jove (sin esperas de más de seis meses). En Cabueñes, la demora media para una operación es de 79 días mientras que en el hospital de la zona oeste, bastante menos, 61,8.

Pero Cruz Roja no solo recibe pacientes del área de Gijón, Candás y Carreño, que son sus zonas de referencia, sino también de otras localidades como Avilés, Oviedo e, incluso, las cuencas mineras, desde donde llega el mayor volumen de pacientes tras Cabueñes. El aumento de derivaciones, cercano al 10%, ha sido gradual a lo largo del año, aunque podría intensificarse en lo que queda de noviembre y el mes de diciembre. Desde Cruz Roja, la dirección se limitó a indicar que la adenda iría destinada a financiar el incremento de derivaciones y de los tratamientos de diálisis. El aumento presupuestario del 9% «es global», señalaron sus responsables.

No es la primera vez que el Sespa echa mano de la red concertada para amortiguar sus abultadas demoras. El Hospital de Jove, otro centro concertado, ya ha operado a medio centenar de pacientes urológicos y estas semanas se está encargando de sacar adelante una bolsa de 500 pacientes coronarios de Jarrio pendientes de la realización de un electrocardiograma desde hace más de dos años.