El Comercio

Tres bancos concentran el 73% de la deuda financiera del Ayuntamiento

  • El principal acreedor es el BBVA, con el que están pendientes de amortización 53,3 millones, seguido de Liberbank con 39,1

El Ayuntamiento cerrará el año 2016 con una deuda financiera de 142.538.373,83 euros, de los que casi tres cuartas partes corresponden a préstamos firmados con tres entidades financieras: BBVA, Liberbank y Abanca. Para hacer frente a las inversiones de 2017, el proyecto de cuentas municipales prevé contratar una nueva operación por valor de 20.195.819,15 euros, lo que a efectos contables supondrá que desde el 1 de enero el dato de deuda pendiente de amortización se eleve hasta los 162.734.192,98 euros. Esta cifra equivale al 71,5% del presupuesto y al 69,6% de los ingresos corrientes (impuestos, tasas y transferencias de otras administraciones).

A lo largo de los próximos doce meses, no obstante, se abonarán vencimientos por un valor de 20.124.375,12 euros, gasto financiero al que habrá que sumar los 1.732.002 euros que se irán en el pago de intereses. De este modo, cuando concluya 2017, la deuda viva del Ayuntamiento de Gijón se situará en 142.609.817,86 euros, un 0,05% por encima de la actual.

Hoy por hoy el mayor acreedor es el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, al que el consistorio debe 53,3 millones de euros correspondientes a cinco préstamos formalizados entre 2004 y 2016, todos ellos para hacer frente a los programas de inversiones de sus respectivos ejercicios. En 2004 se contrató con esta entidad un préstamo de 37,9 millones de euros a 15 años del que quedan pendientes de pago 9,4 millones. Se abonarán en 15 vencimientos trimestrales, el último de ellos en 2020. Se trata de la operación con más bajo interés de las abiertas con el BBVA, con tan solo 0,04 puntos de diferencial sobre el euríbor.

En 2025 expirará el préstamo de 15,2 millones firmado con este mismo banco para las inversiones que se realizaron en 2009. Aún quedan por amortizar 8,9 millones y el tipo de interés es de 0,9 puntos sobre el euríbor. En 2010 se cerraron con el BBVA otras dos operaciones, de 11,2 millones de euros cada una. El diferencial acordado fue del 1,15% en un caso y del 1,38% en el otro. Ambos préstamos vencen en 2026 y suman 12,9 millones aún pendientes de amortizar.

El último contrato con esta entidad se firmó este mismo año para recibir 22 millones de euros que permitieran hacer frente a las inversiones que no pudieron entrar en la prórroga presupuestaria. El Ayuntamiento deberá hacer frente a 32 letras para las que se aplicarán unos intereses del euríbor más 0,69%. Las amortizaciones, que aún no han comenzado, se prolongarán hasta 2024.

Rebajar los intereses

Con Liberbank están abiertas seis operaciones que sumaban un principal inicial de 75 millones de euros del que aún quedan pendientes de pago 39,1. La más antigua se remonta a 2003 y vencerá en 2019. De los 16,2 millones prestados por la que entonces aún era Cajastur, Gijón todavía debe devolver 3,5. De otros 17,6 millones prestados en 2005 aún están pendientes amortizaciones por un total de 6,1 millones de euros que se prolongarán hasta 2021 y del préstamo de 9,2 millones suscrito en 2006 los vencimientos de deuda a los que todavía hay que hacer frente, y que llegarán hasta 2022, suman 3,9 millones. En 2008 y 2015 se cerraron nuevas operaciones por 13,9 y 15,6 millones, respectivamente, de las que aún hay que devolver 7,8 y 15,1 millones.

El último préstamo firmado con Liberbank, este mismo año, sirvió para sustituir el saldo vivo de otro contratado en 2013 con Caixa Bank. El objetivo era mejorar las condiciones con las que se había cerrado la operación original, realizada en una época en la que los tipos de interés eran muy elevados. El resultado fue que para los 2,3 millones de euros pendientes de amortización se pagarán unos intereses equivalentes al euríbor más un 0,74%, frente al diferencial del 3,61% con el que se había firmado el préstamo inicial.

En 2016 también se cerraron tres operaciones similares con Abanca, que refinanció tres préstamos que el Ayuntamiento tenía abiertos con el BBVA (2011), Santander (2014) y Popular (2014). Frente a los diferenciales de entre el 1,75% y el 2,45% sobre el euríbor que se aplicaba en esos contratos, se pasó a otros del 0,84% y el 0,95%. Las amortizaciones pendientes con Abanca suman 12,5 millones de euros, cuyo abono se prolongará hasta 2027.

El resto de acreedores financieros son Caja España (8 millones), Bankia (5 millones), Caixabank (7,2 millones), Dexia Sabadell (8,9 millones), Sabadell (2,1 millones), Instituto de Crédito Oficial (5,5 millones) y el Ministerio de Industria (545.000).