El Comercio

«La venta de parcelas no es suficiente para que el plan de vías salga adelante»

Fernando Couto, en La Formigosa (Somió), una de las fincas que formarán parte de la futura ampliación del Parque Científico y Tecnológico recogida en el PGO.
Fernando Couto, en La Formigosa (Somió), una de las fincas que formarán parte de la futura ampliación del Parque Científico y Tecnológico recogida en el PGO. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • Fernando Couto, concejal de Desarrollo Urbanístico y portavoz del Gobierno local

  • «El nuevo ministro de Fomento tiene que interiorizar el problema monumental que tiene Gijón con su estación para darle una respuesta»

Fernando Couto, concejal de Desarrollo Urbanístico y portavoz del Gobierno local, trabaja en la consecución de acuerdos en dos frentes. Por un lado, busca mantener o ampliar el consenso sobre el Plan General de Ordenación (PGO) conseguido en el documento de aprobación inicial y, por otro, trata de amarrar el apoyo a los presupuestos municipales de 2017. Considera además que ya ha transcurrido el tiempo de cortesía suficiente con el nuevo Gobierno de España para reivindicar la inmediata reactivación del plan de vías.

El informe de alegaciones vuelve a poner de actualidad el PGO.

Tenemos un documento que nace de la participación ciudadana y que es un proyecto compartido.

Xixón Sí Puede defiende que el Plan General no debe tener apellidos.

Estoy de acuerdo. Debe ser un plan general de los ciudadanos de Gijón. Su vigencia es para muchos años y es importante conseguir que el mayor número de partidos lo apoyen.

¿Incluido el PSOE?

Sería deseable y aconsejable que se sumara a un acuerdo de unanimidad para dar una imagen de Corporación seria y que se viera que en los proyectos estratégicos los enfrentamientos se dejan a un lado por el interés común. Cinco grupos de seis hemos cedido hasta ahora en algunas cuestiones para llegar a un punto de entendimiento.

Una renuncia suya ha sido la construcción de pisos en Naval Gijón.

Es cierto. Foro lo llevaba en su programa y en el documento de prioridades. Sin embargo, vimos que el sentir mayoritario de la Corporación era que fuera un lugar de equipamientos, que pueden ser públicos o privados. Tenemos pedidos fondos europeos para desarrollar el plan especial de esa zona y hacer un espacio singular en Naval Gijón que sea orgullo de los gijoneses. Planteamos un futuro donde el centro de la ciudad se desplaza hacia el Oeste por esta actuación y el proyecto de la estación.

¿Se plantean comprar ese suelo?

Con Naval Gijón hay que ir dando pasos y la cuestión ahora es aprobar un PGO que defina los usos permitidos en ese ámbito.

Y qué pasará con Armón y el Tallerón, ¿peligra su actividad?

Los usos para esas industrias los fija el documento de aprobación inicial donde queda reflejado que no existe otro planteamiento para ese suelo que no sea el industrial.

Pero, ¿no se deja abierta la vía a una transformación futura de uso?

En cualquier ámbito de Gijón, si la Corporación decide por mayoría iniciar la modificación de un planeamiento para cambiar los usos, pues se hace. Es una cuestión de voluntad política. Armón y el Tallerón no son una excepción, pero el gobierno de Foro, con los otros cuatro partidos, hemos respaldado un documento donde no hay ninguna duda sobre el uso futuro industrial de esos terrenos.

¿La playa verde se puede caer o ver menguada por las alegaciones?

Nosotros creemos en la playa verde para El Rinconín y en que con un proyecto de paisajismo adecuado puede quedar un espacio singular. Si la pregunta es si se puede combinar con otro uso nosotros decimos lo siguiente: cualquier planteamiento que se traslade en este ámbito, para que tenga encaje urbanístico, tiene que respetar la playa verde.

¿Se librará Arcelor de hacer inversiones medioambientales?

El Ayuntamiento va a aprobar un PGO que en modo alguno va a condicionar la actividad industrial y el futuro de Arcelor. Pueden quedar tranquilos toda la sociedad gijonesa y todos los trabajadores y empresas que directa o indirectamente dependen de la compañía. Otra cosa es que en el siglo XXI Arcelor tenga que ponerse las pilas con el compromiso medioambiental. El PGO es una buena herramienta para definir ese compromiso a través de las zonas ambientalmente protegidas.

¿Qué postura defenderán respecto al plan del Infanzón en esta fase?

Si uno mira hacia el Este de Gijón hay cientos y cientos de chalés que tienen su licencia aprobada por administraciones socialistas. Que Foro se ponga en contra de construir pisos en Castiello, Vega-La Camocha o el Muro de Cabueñes no significa que en el Infanzón no pueda haber un ámbito donde se pueda desarrollar vivienda unifamiliar. Es más, lo tiene que haber. Así vamos a defenderlo frente al resto de grupos.

La segunda información pública del PGO ya es un hecho.

Nunca se hizo en Gijón. Esto es más trabajo, pero puede blindar jurídicamente al Plan y permite a los vecinos tener un proceso para volver a alegar si lo que ahora se ha resuelto entienden que no es lo que ellos esperaban. Se trata de ir despacio para llegar a un PGO que tenga seguridad y corrija la situación urbanística en la que llevamos desde 1998 con un planeamiento que ha tenido dos anulaciones.

¿Considera que 2016 ha sido un año perdido para el plan de vías?

Ha sido un año perdido para España. El nuevo ministro de Fomento lo tiene fácil con nosotros para saber lo que queremos. Son tres cuestiones: la estación intermodal en el ámbito del Museo del Ferrocarril , el AVE (no nos vale el hermano pequeño, que es el tren de altas prestaciones), y los enlaces de El Musel.

En relación con la estación, ¿qué pasos van a dar a partir de ahora?

El planteamiento con el nuevo ministro es sencillo y se lo trasladará el lunes la alcaldesa por carta. Tiene que hacer el proyecto técnico de soterramiento conforme a los cambios del plan de vías aprobados por el consejo de Gijón al Norte. En segundo lugar debe aclarar la estructura financiera de la operación para que se puedan adjudicar las obras, porque con la venta de parcelas a corto plazo no es suficiente para que el proyecto salga adelante. De la Serna, al que veo hablar poco de Asturias desde que es ministro, tiene que interiorizar el problema monumental que hay en Gijón con la estación y darle una respuesta y que no se convierta en algo crónico. Tiene que aclarar si su ministerio pone fondos públicos o permite a Gijón al Norte pedir un préstamo por la cuantía necesaria con un aval de Fomento.

Otro frente abierto es el de los presupuestos. ¿Se aprobarán esta vez?

Esperamos que cuando vayan al Pleno haya más votos a favor que en contra porque no se puede convertir en algo normal lo que es excepcional, que es que las administraciones no tengan presupuesto. No se pueden llevar al límite las negociaciones de forma permanente. Hay que llegar a acuerdos sobre cuestiones estratégicas como es ésta para que la acción municipal tenga orden, se genere un clima de confianza y se vea que Gijón es un territorio donde hay coherencia política para que las cosas salgan adelante.

Algunos ya han interpretado la aceptación de la nueva renta social municipal como un gesto para forzar la abstención de la izquierda.

El giro social en los presupuestos empezó en 2011 con la llegada de Foro al gobierno local, que multiplicó los recursos en el área de Bienestar Social para dar cobertura, con las ayudas de emergencia, a retrasos de uno a dos años en el pago del salario social. Este nuevo programa de ayudas para mejorar las prestaciones de los ciudadanos que lo pasan peor no es una concesión para dar respuesta al capricho de nadie. Es sencillamente que complemente perfectamente con el proyecto de cobertura social de Foro.

Una queja habitual de la oposición es que en la ciudad no se desarrollan proyectos municipales ilusionantes y las mayores inversiones son siempre las mismas: Escuela de Comercio, Tabacalera, fachadas...

En Foro nos gustaría que se recordase nuestro paso por el Ayuntamiento por cosas intangibles como la gestión y la mejora de la calidad de vida de los gijoneses, no por proyectos de grandes equipamientos. Se ha puesto en valor todo lo que tenemos y sin apenas ayudas hemos mantenido o superado el nivel inversor de los mandatos socialistas.