El Comercio

«La cocina elitista no me pone nada»

El chef argentino Gonzalo D'Ambrossio, durante el shoowcooking del primer festival GijónSecome.
El chef argentino Gonzalo D'Ambrossio, durante el shoowcooking del primer festival GijónSecome. / PALOMA UCHA
  • El televisivo cocinero Gonzalo D' Ambrossio ofreció un peculiar shoowcooking en el festival GijónSeCome

«¿A que soy más guapo que en la tele?». Así comenzaba ayer una de las caras más conocidas del Canal Cocina, el cocinero Gonzalo D' Ambrossio, su segundo shoowcooking en el marco del primer festival GijónSeCome, celebrado en el recinto ferial Luis Adaro y que reunió a 2.500 visitantes a lo largo del fin de semana. El chef argentino plasmó su magia y talento en «dos platos de buen comer». Un arroz a lo 'Gordor', es decir, a lo «bestia», y un suculento postre -apto para celíacos- de chocolate blanco y cerezas.

Inició el espectáculo de la mano del postre y, aunque asegura que los dulces no son su fuerte, trató como siempre que fuese una receta fácil y al alcance de todos. «Si esto lo puede cocinar mi mamá, lo puede hacer cualquiera». Fácil y resultón. Eso sí, Ambrossio dejó claro a su expectante público que «cuando se hace un postre siempre hay que añadir una pizca de sal para reforzar los sabores». Dato que todos apuntaron.

La exhibición continuaba y, mientras el pastel se horneaba a 180 grados, el argentino y su característico acento derrocharon simpatía, sin dejar de entretener a sus seguidores y dando comienzo al que sería su plato fuerte. «Es light», explicó con tono irónico.

Cortar cebolla y no llorar

«Donde hay vello, hay alegría», dijo mientras cogía una cebolla. Acto seguido la troceó y demostró su cara sonriente y «resultona» al público: «¿me veis llorar?. El truco está en cortar la cebolla y no en machacarla», decía. Y así poco a poco fue construyendo un rissoto que poco tuvo que ver con el clásico italiano, pues para Ambrossio la originalidad de cada plato está en la personalidad. «La cocina elitista no me pone nada, mis platos son en toda regla un 'bienvenido a la república independiente de mi cocina'», comentaba, a la vez que guiñaba el ojo a sus fans más jóvenes.

Arroz bomba, caldo de carne, especias, mantequilla, entrecot de la zona, un 'chorrín' de aceite, cebolla, ajo negro, vino blanco, parmesano, rúcula, torreznos y sal fueron los ingredientes del arroz 'Gordor' que algunos afortunados del público lograron saborear después de que el argentino les hiciera el avión con mucha picardía. Sus caras hablaron por sí solas, los platos estaban «deliciosos». Pero el chef que se encarga del programa de cocina 'Fácil y resultón' hizo saber que no siempre sus creaciones resultan así. «Cuando era pequeño terminé en el hospital después de comer alguna de mis recetas».

También se pudieron degustar variadas exquisiteces en alguno de los veinte puestos que participaron en la nueva edición del Metrópoli Market situado en la Sala Acapulco. Un fin de semana para relamerse.