El Comercio

El consumo de alcohol por menores triplica las actuaciones de la Policía Local en un año

  • «Si quieres estar tranquilo, tomas una copa en un bar; para emborracharte, bebes chupitos», dice un gijonés de 15 años

Los menores consumen alcohol de manera cada vez más abusiva y a edades más tempranas. Esta alerta lanzada por los médicos coincide con las cifras de actuación que maneja la Policía Local. Entre enero y octubre, los agentes realizaron 28 intervenciones en Gijón, tanto en la vía pública como en el interior de locales de hostelería. Cantidad que supera, en más de tres veces, las efectuadas en 2015. El año pasado, fueron ocho.

La ingesta de alcohol se ha convertido en una actividad más del ocio juvenil. Existen diferencias en las formas de consumirlo. «Si quieres estar tranquilo pasando el rato, tomas una copa en un bar; pero, si lo que quieres es emborracharte, bebes chupitos, que son más baratos». Así lo afirma un gijonés de quince años, que sale de fiesta por el Náutico, donde se concentran los chavales de su edad. Precisamente, un bar ubicado en ese entorno fue desalojado por la Policía Local el pasado fin de semana y propuesto para sanción por vender alcohol a menores. Además, uno de los camareros tampoco había cumplido la mayoría de edad.

Antes de llegar a esta zona de bares, acuden a otros establecimientos en los que practican 'juegos de beber', como 'el duro' o 'el kinito'. O van de botellón. El cerro de Santa Catalina y las inmediaciones del centro de talasoterapia, en Poniente, son algunos de los lugares más concurridos para beber en grupo. Para adquirir el alcohol «basta con conseguir el DNI de un amigo mayor o que alguien te lo compre», asegura este gijonés. También hay ciertos locales en los que es posible hacerse con bebidas alcohólicas a pesar de no tener la edad reglamentaria porque los dependientes no solicitan identificación alguna, detalla.

Marihuana y hachís

Las intervenciones con menores por consumo de alcohol son las actuaciones más numerosas de las llevadas a cabo, en los diez primeros meses de 2016, por la Policía Local, que suman 180 en total. La edad legal para consumir bebidas alcohólicas se elevó de los 16 hasta los 18 años en mayo de 2015, con la aprobación del anteproyecto de Ley de Atención Integral en Materia de Drogas. Hasta ese momento, Asturias era la única comunidad que permitía a los menores adquirir alcohol.

La segunda causa de intervención más frecuente es el consumo o tenencia de drogas. En lo que va de año, los agentes tuvieron que actuar en una veintena de casos por este motivo. «Casi la totalidad de las incautaciones de droga realizadas a menores lo son por marihuana y hachís», explican fuentes de la Policía Local. En 2015 fueron 23 los expedientes por esta causa, con lo que la tendencia se mantiene.

Además de las intervenciones por consumo de alcohol, este año se han disparado aquellas relacionadas con daños materiales. De las cuatro registradas en todo el año pasado, se ha pasado a veinte entre enero y octubre. Aunque en 2016 han aumentado un 52,5% las actuaciones de la Policía Local con menores (en 2015 fueron 118) -porcentaje que previsiblemente aumentará al sumar los datos de noviembre y diciembre-, en los diez primeros meses no se han detectado casos de amenazas o acoso, tenencia de armas ni de mendicidad. Todas las actuaciones de los agentes se comunican a la Fiscalía de Menores, excepto las relativas al absentismo escolar, que son analizadas y tratadas por la Fundación Municipal de Servicios Sociales. Dentro del Proyecto de Trabajo Socio-Educativo en el Absentismo Escolar, los policías tuvieron que intervenir en una decena de casos, dos más que el año anterior, para certificar el domicilio de las familias afectadas o entregarles citaciones.