El Comercio

Un conflicto laboral deja Gijón sin luz

Aspecto que presentaba ayer por la tarde la calle de Rodríguez San Pedro, con todas sus farolas apagadas.
Aspecto que presentaba ayer por la tarde la calle de Rodríguez San Pedro, con todas sus farolas apagadas. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • Los trabajadores critican la negativa de la empresa a actualizar su convenio, mientras la adjudicataria anuncia que dejará el contrato en mayo por su baja rentabilidad

Once meses después de la huelga del servicio de mantenimiento semafórico que causó el caos en el centro de la ciudad, la historia se repite con el alumbrado público. Ayer, primera de las cinco jornadas de paro anunciadas por los trabajadores, fueron varias las incidencias que se registraron a lo largo de todo Gijón. Ya por el día hubo calles que aparecieron con sus farolas encendidas. Y en cuanto llegó el ocaso muchas más sufrieron la situación contraria, quedando completamente en penumbra. Se dieron casos curiosos como el del Muelle, donde las luminarias ubicadas sobre Rodríguez San Pedro no funcionaban, pero sí lo hacían las situadas en terrenos de la Autoridad Portuaria. Los apagones fueron intermitentes a lo largo de toda la ciudad.

Salvo acuerdo entre las partes, la huelga se mantendrá hasta el viernes, día en el que está previsto el encendido de la iluminación navideña. Aunque este alumbrado ornamental no guarda relación alguna con la contrata donde ha estallado este conflicto laboral, sí hay elementos que van fijados a las farolas, por ejemplo en las calles Asturias y Langreo, por lo que cualquier incidencia en estos postes sí podría afectar a las luces de Navidad. Además del alumbrado callejero, la plantilla en huelga es responsable del mantenimiento de las instalaciones eléctricas de todos los edificios municipales y los colegios públicos, que también podrían sufrir problemas a lo largo de esta semana. Los trabajadores aseguran que los servicios mínimos, compuestos por un retén de ocho personas repartidas en tres turnos -superior al de un día festivo-, se limitarán a atender emergencias, pero no averías fortuitas ni incidencias menores.

Concentración de los trabajadores en la plaza Mayor, ayer por la mañana.

Concentración de los trabajadores en la plaza Mayor, ayer por la mañana. / Aurelio Flórez

Seis meses para otra licitación

La plantilla, que ayer se concentró en la plaza Mayor y mantuvo reuniones con todos los grupos municipales para trasladarles su situación, reclama la actualización de su convenio tras haber perdido en los últimos cinco años un 6% de poder adquisitivo con respecto al convenio colectivo del sector. Los trabajadores recuerdan que en 2014 habían alcanzado ya un acuerdo con la anterior prestataria del servicio (Imesapi), pero no se llegó a registrar. «Se pospuso a instancias del Ayuntamiento y de la nueva empresa (Electricidad Llano)». Están dispuestos a renunciar a reclamaciones retroactivas y ponen sobre la mesa una petición de revisión salarial del 1,5% en 2017 y otro 1,5% en 2018.

La titular del contrato, según la plantilla, «dice que no quiere saber nada» y argumenta que «no está legitimada» a firmar revisión alguna. La empresa ya ha comunicado al gobierno municipal su renuncia a prorrogar la prestación de este servicio alegando que el contrato «no es rentable». El Ayuntamiento tiene de plazo hasta el 20 de mayo para aprobar unos nuevos pliegos y adjudicar el mantenimiento del alumbrado a otra empresa.

Temas