El Comercio

Alfonso Álvarez.
Alfonso Álvarez. / BILBAO

Fallece Alfonso Álvarez, práctico de El Musel durante 38 años

  • Jubilado en 2004, a los 74 años de edad, su profesionalidad sigue indeleble en la memoria de distintos colectivos portuarios

Conocía El Musel mejor que la palma de su mano y el puerto lo reconocía a él como una institución que ejerció durante 38 años el practicaje, siempre en Gijón. Alfonso Álvarez Córdoba falleció ayer en Madrid, a donde había ido para tratarse de una grave enfermedad que le fue diagnosticada no hace mucho tiempo, pero ni la distancia ni los doce años transcurridos ya desde su jubilación merman el recuerdo dejado entre los trabajadores más veteranos del puerto gijonés, así como entre muchos ya jubilados con los que Alfonso Álvarez compartió la experiencia de ver un puerto evolucionar.

Alfonso Álvarez, junto a otros tres compañeros de la Corporación de Prácticos, dejó El Musel por obligación. Había decidido prolongar su vida laboral y tenía ya 74 años cuando un cambio en la normativa aplicable forzó su retiro. Lo asumió como un cambio más en su vida, amplia y directamente vinculada a los barcos y a una profesión que llevó dentro de sí incluso en horas ajenas al servicio.

Ramón Pichel compartió 32 años de trabajo con Alfonso Álvarez Córdoba en El Musel, al que ayer definió como «grandísimo compañero y profesional como la copa de un pino. Eran, recordaba, otros tiempos, distintos y probablemente más duros, porque El Musel recibía antes el triple de barcos que ahora, aunque los actuales sean mayores y por eso el movimiento total de mercancías tampoco tiene parangón. «Coincidíamos cuatro prácticos trabajando a primeras horas de la mañana, los que salían de la guardia y los que entraban, a fin de que todos los barcos estuvieran a las ocho de la mañana en su punto de atraque y preparados para iniciar las operaciones», señalaba ayer Pichel.

De Álvarez Córdoba destacó «su calidad profesional. Tenía una visión de la maniobra auténticamente excepcional. La despedida de sus restos mortales está organizada con carácter exclusivamente familiar.