El Comercio

La Policía detiene en Gijón a un hombre por traficar con cocaína tras la llamada de su hijo

Objetos y dinero requisados por la Policía.
Objetos y dinero requisados por la Policía. / Policía Nacional.
  • El menor, de 12 años, advirtió a los agentes de que estaba solo en casa y que «personas extrañas» llamaban al timbre. En el domicilio les mostró el lugar donde estaba escondida la droga

Solo y asustado por la insistente llamada al timbre de personas extrañas, un menor de 12 años decidió llamar a la Policía. A ellos les explicó la situación en la que se encontraba y dónde residía, en un piso en el centro de Gijón. La Policía Nacional, según informó en una nota de prensa, se desplazó hasta el domicilio y corroboró la llamada del niño que, además, les mostró el lugar donde su padre guardaba la droga que, presuntamente, distribuía entre las personas que llamaban a la puerta.

De manera inmediata, los agentes establecieron un dispositivo para localizar al padre del menor, al que detuvieron en su lugar de trabajo. Posteriormente se registró el domicilio donde se incautaron de 15 envoltorios, tipo papelina, de sustancia blanca, que luego se confirmó que era cocaína con un peso total de 72,9 gramos. También se requisó de una báscula de precisión y 1.900 euros.

El padre del menor detenido tenía antecedente por malos tratos y tráfico de drogas y ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Gijón. El niño, por su parte, quedó bajo la custodia provisional de su abuelo materno.