El Comercio

Fallece a los 68 años Jorge Cabeza, exdirector de RNE en Gijón

Jorge Cabeza, ex director de RNE en Gijón.
Jorge Cabeza, ex director de RNE en Gijón. / E. C.
  • El funeral se celebrará mañana en la iglesia de San Lorenzo. Amigos y familiares destacan su carácter abierto y su bonhomía

Quienes conocían a Jorge Cabeza Embil recibían ayer la noticia de su muerte como «un mazazo». Porque, a pesar de que llevaba varias semanas ingresado en el Hospital de Cabueñes, todos confiaban en su recuperación. No pudo ser. Fallecía al mediodía de ayer dejando «un gran vacío» a su alrededor.

Nacido en Moreda de Aller, Jorge Cabeza recaló en Gijón, de donde es su mujer Teresa Fernández, aunque residió durante muchos años en Oviedo. Comenzó a trabajar en Radio Nacional de España, en su emisora de Oviedo, a mediados de los años 60, como técnico de control. Más tarde ocuparía un puesto de realizador -«de los mejores»- para, finalmente, pasar a la dirección de RNE en Gijón. Eso sería tras la fusión entre Radio Nacional de España y Radiocadena Española. Tras la prejubilación, a los 58 años, dedicaba su vida a sus grandes hobbies: su familia, el deporte y los viajes. En unos días, hubiera cumplido 69 años. «Era un gran amigo. No solo un compañero. Se hacía querer. Tenía tan buen carácter, siempre alegre. Es todo tan inesperado», afirmaba ayer consternada quien fuera compañera de emisora en la Administración durante muchos años, Marisa Gálvez. Recordaba, además, la última comida juntos, «el día de San Antonio, en junio», con el grupo de amigos prejubilados también de la radio, con los que compartían varias veces al años risas y recuerdos en torno a la mesa.

Carlos Rodríguez era otro de los habituales a estos encuentros. Quien fuera director territorial de RNE en Oviedo hasta 1993, recordaba a Jorge Cabeza como «una persona extraordinaria. Un gran profesional. Un hombre sano, que se cuidaba, que llevaba una vida metódica, hacía deporte». De hecho, todos quienes ayer se prestaron a hablar de Cabeza rememoraban su figura en chándal, caminando, o en el Grupo Covadonga.

Uno de los golpes más fuertes para el exdirector de RNE en Gijón fue la muerte de su hija, hace dos años, a la temprana edad de 39 años. Sus amigos destacan la fortaleza que mantuvo durante la enfermedad de Beatriz: «Mi hija, -dijo a sus allegados-, nos ha dado una lección de vida». La energía de ese sentimiento fue la que les permitió a él, a su mujer y a su otro hijo, Jorge, continuar adelante. Y lo hizo transmitiendo positividad.

«Muy apenados»

La noticia de su fallecimiento se transmitió ayer rápidamente entre sus compañeros de profesión. Maxi Alberto Rodríguez, quien compartiera con él tiempos de radio, recibía la noticia fuera de Asturias. «Se nos ha ido un grandísimo amigo. Estamos muy apenados», afirmaba.

Hombre discreto, de exquisita educación y siempre sonriente, Jorge Cabeza será recordado por su bonhomía. Esa afabilidad que ahora se esfuma es la que hace aún más duro a familia y amigos tener que darle el último adiós. Su capilla ardiente está instalada en el tanatorio de Cabueñes. Sus restos mortales será incinerados y sus cenizas reposarán en la misma cripta de la iglesia de San Lorenzo donde se encuentran las de su hija. El funeral por su eterno descanso tendrá lugar mañana jueves, a las 13.30 horas en la misma parroquia gijonesa.