El Comercio

Aller Celemín pedirá la nulidad judicial de la asamblea general del Grupo celebrada el pasado lunes

  • Argumenta, entre otras cuestiones, que la asamblea no fue convocada con quince días hábiles de antelación, que la aprobación de las cuentas corresponde a una asamblea ordinaria, que ha de debatirse y, en su caso, aprobarse el incremento contractual de más del 50% de la plantilla

El socio del Real Grupo de Cultura Covadonga Felipe Aller Celemín esgrime varios motivos para pedir la nulidad judicial de la asamblea del Grupo Covadonga del pasado lunes, cuya impugnación anunció en la misma reunión.

Aller Celemín argumenta que la asamblea no fue convocada con quince días hábiles de antelación, que la aprobación de las cuentas corresponde a una asamblea ordinaria, que ha de debatirse y, en su caso, aprobarse el incremento contractual de más del 50% de la plantilla, que «únicamente pueden ser asumidos como socios del Grupo aquellos del Centro Asturiano de La Habana al corriente del pago de la cuota social», o que «el desistimiento de la casación de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Gijón ante la Sala de lo Civil del T. Supremo, ha de ser acordado en Asamblea».

En dicha asamblea fue aprobada, entre otras cosas, una reformulación de las cuentas de 2014 derivada de la inclusión del pago a la Seguridad Social efectuado como consecuencia de una reclamación laboral.