El Comercio

El Ayuntamiento dedicará a la 'renta social' 1,5 euros de cada cien del presupuesto de 2017

  • IU advierte de que el aumento de los fondos para la Fundación de Servicios Sociales es «insuficiente» para apoyar las cuentas

La 'renta social municipal' será la principal novedad de los presupuestos de la Fundación de Servicios Sociales para 2017, según recordó ayer la concejala Eva Illán durante la presentación en comisión de las cuentas correspondientes a su área. Tendrá una dotación de 3,6 millones de euros, que representan casi la quinta parte del presupuesto total de este organismo (19,5 millones) y el 1,58% del total de gasto del Ayuntamiento. Esto significa que por cada cien euros que salgan de las arcas municipales el próximo año, 1,58 se dedicarán a este fin. En el proyecto presupuestario la 'renta social' sustituye al epígrafe en el que se recogían las ayudas de emergencia, dotado en 2015 con 1,4 millones de euros y al que el borrador presentado en octubre por el gobierno municipal asignaba inicialmente 1,2 millones para 2017. Se mantiene no obstante bajo la denominación de 'ayudas económicas' una partida de mil euros «por si es necesaria» -su dotación podría incrementarse a lo largo del año mediante modificaciones presupuestarias-.

Esta nueva prestación municipal, creada para intentar satisfacer las demandas de los grupos de la izquierda, despierta posiciones encontradas en la oposición. Ayer, tras la comparecencia de Illán, el portavoz de IU, Aurelio Martín, consideró que el incremento del presupuesto social es «insuficiente» para que su partido vote a favor de las cuentas de Foro. Añadió que, más allá del debate sobre el nombre que se deba dar a la nueva ayuda «para no equivocar a la ciudadanía ni crear perspectivas que se puedan ver frustradas», ésta debe articularse con cuidado para evitar que entre en colisión con otras prestaciones, como el salario social del Principado. «El gobierno debe hacer bien el encaje para no chocar competencialmente con la comunidad autónoma». De no hacerlo, cabría el riesgo de que los perceptores de la ayuda regional se vieran perjudicados si piden la local.

Por su parte, el edil de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, lamentó que en su comparecencia de ayer la concejala de Bienestar Social «no despejara ninguna de nuestras dudas sobre en qué consistirá esta ayuda, a quién va ir dirigida, cuántos beneficiarios potenciales hay o si va a ser compatible con la percepción del salario social». En opinión del concejal, la renta social municipal se ha incluido en el proyecto de presupuestos «sin haberse valorado ni planificado adecuadamente». Alertó además de las dificultades que conllevará su gestión dada la «sobrecarga» de trabajo que tiene ya el personal de Servicios Sociales. «Si este año ya tuvieron problemas para ejecutar las ayudas de emergencia o las de pobreza energética, no me quiero imaginar los que habrá en 2017 para estos 3,6 millones. Antes de hacer propaganda y vender medidas que pueden sonar muy bien es necesario concretarlas adecuadamente. De lo contrario, pueden generar más problemas que soluciones».

En 2017, la fundación municipal reducirá de 4 a 3,6 millones la reserva de fondos para ayuda a domicilio -el Principado reconoce la dependencia cada vez a más usuarios, lo que reduce la demanda de este servicio- y de 750.000 a 500.000 los de teleasistencia -«fundamentalmente por las bajas» que ha habido en el servicio desde la instauración del copago-.

Temas