El Comercio

Joyas del motor devueltas a la vida

  • Francisco González es uno de los pocos profesionales en Asturias que pone a punto coches y motos clásicos. Por su taller gijonés pasan auténticos tesoros que trata de reparar manteniendo la originalidad

El vehículo más antiguo que ha pasado por las manos de Francisco es un Seat 600 E. Un cliente de su taller de Gijón se lo llevó para restaurarlo y, a día de hoy, tan solo quedan un par de arreglos para que este coche de los años 40 vuelva a rodar por las carreteras asturianas.

Francisco González se dedica desde hace siete años a dejar como nuevos turismos y motocicletas de hace décadas. Ejemplares que los asiduos de su negocio guardan como verdaderos tesoros. «Son vehículos que circulan a la perfección. Un par de modificaciones y andan como balas», bromea. Suele añadir arreglos, pero su objetivo final es siempre mantener la originalidad de los ejemplares. Por ello, confiesa que hay que trabajar con esmero porque, además, suele tratarse de materiales muy sensibles. «Tenemos que dejarlos como el primer día», apunta. O, más bien, «tiene». Porque este profesional del motor trabaja solo en su taller de Roces, ya que, de momento, el trabajo que le llega solo da para una persona. De hecho, a la hora de hablar de la competencia, cuenta que no hay muchas empresas como la suya en Asturias. «Los clientes aseguran que casi no existen personas que arreglen este tipo de vehículos multimarca».

Durante el tiempo que lleva dedicándose a restaurar joyas del motor, Francisco ha tenido entre sus manos vehículos con mucha historia, que han presenciado momentos únicos. Es el caso de una BMW KR 75 con sidecar: «Este ejemplar es de la época en la que los alemanes estuvieron en África. Se mantiene la pintura, la mecánica y la electricidad. Están intactos». Cuando se trata de piezas internacionales, como este caso, se pide lo necesario al extranjero para poder mantener el estilo. Y, aunque esto pueda parecer un incordio, según se desprende de sus palabras, no es tal, porque es mucho más sencillo reparar este tipo de coches o motos que los que se fabrican en la actualidad. «Los componentes y elementos están formados por una mecánica muy básica. No es como ahora, que está todo mucho más ajustado, más comprimido, aparte de la tecnología».

Una tecnología que hace de los vehículos y motocicletas de hoy en día sean ejemplo de modernidad y practicidad, pero que, ni de lejos, cuentan con los años de historia de las piezas que pasan ante los ojos de Francisco, que con mucho mimo las pone a punto para que sus dueños vuelvan a notar la sensación de cuando fueron estrenadas.

Temas