El Comercio

El campus firma con 141 empresas contratos de investigación por 1,2 millones

Inés Peñuelas, José Carlos Fernández Sarasola, Enrique Jáimez, Juan Carlos Campo y Leví Pérez, en el Antiguo Instituto.
Inés Peñuelas, José Carlos Fernández Sarasola, Enrique Jáimez, Juan Carlos Campo y Leví Pérez, en el Antiguo Instituto. / CITOULA
  • El decano de la facultad Jovellanos y el director de la EPI reivindican una residencia e instalaciones deportivas para atraer a estudiantes extranjeros

Un total de 141 empresas asturianas han firmado este año contratos con investigadores del campus de Gijón para desarrollar proyectos de transferencia tecnológica. El valor de estos contratos, en el mes de octubre, superaba el millón de euros y de hecho ya ha alcanzado el montante del año pasado en este mismo campo (1,2 millones de euros, con 125 empresas). Este fue uno de los datos con el que se quiso poner de manifiesto el valor del campus gijonés en un debate en el Centro de Cultura Antiguo Instituto organizado por Ciudadanos en el que participaron Leví Pérez Carcedo, decano de la facultad Jovellanos; Juan Carlos Campo, director de la Escuela Politécnica de Ingeniería; Inés Peñuelas, directora del Instituto Universitario de Tecnología Industrial de Asturias (IUTA) y Enrique Jáimez Falagán, gerente del cluster de Energía, Medio Ambiente y Cambio Climático.

La investigación, precisamente, fue uno de los factores que se reivindicó como elemento de futuro para el campus, pensando de forma especial, incidió Campo, en potenciar el emprendimiento en el alumnado.

Dos aspectos fueron señalados como las principales «debilidades» del campus para avanzar en cuestiones como la necesidad de captar alumnos, especialmente en el caso de los extranjeros: la ausencia de una residencia de estudiantes y de instalaciones deportivas en el recinto universitario.

Hacer de los másteres un «producto estrella», coincidieron los participantes, es uno de los caminos a seguir para ganar alumnos, pero apuntaron que sin lugar en el que alojarlos es complicado. «Cinco mil personas trabajan en el campus de Gijón, pero nadie vive allí», apuntó Jáimez. Y, por ejemplo, alcanzar acuerdos con universidades estadounidenses es imposible si no se cuenta con un espacio para practicar deporte.

Además, Leví Pérez destacó que su facultad se va a encargar de diseñar el plan de estudios de un máster que va a poner en marcha el Grupo 9 de Universidades, un máster semipresencial en Comercio y Turismo que liderará la Universidad de Oviedo y que está pensado «para captar el talento de fuera».