El Comercio
Uno de los quirófanos del Sanatorio Covadonga.
Uno de los quirófanos del Sanatorio Covadonga. / PALOMA UCHA

Quirófanos que se chequean como un avión

  • El Sanatorio Covadonga es el primer hospital asturiano en certificar la calidad de su área quirúrgica, que acoge al año 1.700 operaciones

Antes de iniciar una operación quirúrgica hay «decenas de procedimientos que cotejar, confirmar y testar». Todo para que «la seguridad del paciente sea la máxima posible. Los quirófanos se chequean como si fueran la cabina de un avión». Lo asegura el gerente del Sanatorio Covadonga, primer hospital asturiano en recibir la certificación de calidad ISO 9001:2015 para su área quirúrgica, compuesta por tres quirófanos. Según explica Javier Valbuena, el ansiado título se obtuvo «tras tres años de intenso trabajo. El mismo reconoce el sistema de gestión de calidad que hay en nuestro hospital». El sanatorio privado, que viene desarrollando su tarea asistencial desde hace más de un siglo (inició su andadura allá por 1915), practica al año poco más de 1.700 operaciones quirúrgicas. «Atendemos más de 150 procedimientos», detalló Valbuena.

Obtener la certificación de calidad de los quirófanos de un hospital no es tarea sencilla. «Es el corazón del centro sanitario y por eso decidimos empezar por ahí, aunque sabíamos de su dificultad por tratarse de uno de los puntos críticos del centro sanitario», señala. El máximo responsable del Sanatorio Covadonga ve el trámite seguido como algo natural. «¿Cómo podemos exigir que una pieza de nuestro coche tenga todos los controles de fábrica adecuados para nuestra seguridad y no exigir lo mismo para un proceso tan importante como una intervención quirúrgica?», se pregunta.

Cambiar estilos de trabajo

Uno de los primeros pasos que el sanatorio dio para hacerse con la ISO 9001:2015 fue «modificar diferentes estilos de trabajo». Protocolarizar cada proceso y garantizar la trazabilidad de cada uno de los elementos que forman parte de una cirugía, fue otro de los retos. En la práctica supone que el paciente pueda saber, si lo desea, el itinerario seguido por cada material que se utilizó en su operación quirúrgica.

Para lograr el distintivo, «fue necesario actuar sobre los propios quirófanos, donde se introdujeron mejoras, pero también en muchas áreas del hospital que confluyen en la sala de operaciones». Hospitalización, farmacia, admisiones, administración. «Es necesario introducir la cultura de la calidad en todo el centro». Con la ISO 9001 el Covadonga entra también en el Club Asturiano de la Calidad y en Innova Asturias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate