El Comercio

El Ayuntamiento inicia la reforma del conflictivo parque de La Serena

Vallado que se comenzará a instalar esta semana en el parque de El Llano.
Vallado que se comenzará a instalar esta semana en el parque de El Llano. / PALOMA UCHA
  • Vallará la plaza esta misma semana y a continuación procederá a las demoliciones de la pérgola y los muros de la pista polideportiva

El Ayuntamiento iniciará esta semana la reforma del conflictivo parque de La Serena, una vieja reivindicación de vecinos, comerciantes y hosteleros de esa zona de El Llano. María López Castro, directora general de Coordinación de Infraestructuras, explicó que la primera actuación, a lo largo de esta misma semana, será el vallado de la plaza. El paso siguiente será la demolición de la pérgola existente, que los vecinos conocen con el nombre de la rosaleda. La piqueta también se llevará por delante los muros que componen el cierre de la pista polideportiva. Todos estos trabajos se ejecutarán a lo largo de este mes con cargo a los presupuestos prorrogados del año pasado.

Cuando culminen estos derribos se ejecutará un proyecto de remodelación integral de la plaza, con un nuevo diseño, para acabar con los problemas de convivencia de los que se viene quejando el vecindario en los últimos años. Según indicó ayer Juan Carlos Martínez, jefe de la sección de Parques y Jardines, la actuación que se está acabando de ultimar para La Serena convertirá el parque en «un espacio mucho más diáfano».

A expensas de los últimos ajustes de diseño en el proyecto, la remodelación incluirá nuevos juegos infantiles con pavimento de seguridad , con una superficie aproximada de 150 metros cuadrados con un equipamiento similar al existente en cuanto a número de usuarios y características. También está prevista la supresión de la pista deportiva existente y la creación de una minipista cerrada siguiendo el modelo de las instalaciones de Begoña.

En el diseño de la pavimentación se combinará hormigón continuo con adoquín cerámico y los bordillos serán de granito similar al ya existente. Además, los mayores podrán contar con aparatos para hacer gimnasia.

Sin embargo, el principal cambio repercutirá en la reorganización de las zonas de estancia con mobiliario urbano y de la ornamentación vegetal con la ya referida solución de eliminar la rosaleda existente. Se trata de repetir una operación similar a las que se han llevado a cabo con anterioridad en otros parques con conflictos de convivencia como los de la plaza de Europa y el de Teodoro Cuesta.

El presupuesto estimado para acometer esta reforma rondará los 300.000 euros y probablemente se ejecutará dentro del contrato de conservación viaria.

Estas obras se han ido retrasando porque hasta el último momento el Ayuntamiento intentó incluir la construcción de un aparcamiento subterráneo para residentes en el proyecto de reforma de este conflictivo espacio. López Castro asegura que incluso había dos promotores interesados en optar a la adjudicación de la obra, pero finalmente la falta de garantías financieras de las empresas frustró la operación.

Plan de acción comunitaria

En los últimos meses hosteleros y comerciantes de la zona de La Serena venían alertando del aumento de la inseguridad por la concentración de clanes de rumanos. Personas sin recursos a las que se les ha facilitado viviendas en esa zona de El Llano. Es tal la ocupación del parque que llevan a cabo que los vecinos, sobre todo aquellos que tiene niños de corta edad, no se atreven a entrar. «En ocasiones se juntan más de cien y parece que en vez de Gijón estamos en Bucarest», aseguran los hosteleros y comerciantes que aún no se han marchado del entorno de La Serena.

Por ese motivo el vecindario y los negocios supervivientes consideran fundamental que la reforma prometida por el gobierno municipal de Foro elimine los escondites y puntos ocultos a la vista donde ahora mismo son posibles los trapicheos y actividades ilícitas.

El gobierno local de Foro, dentro de las negociaciones que han permitido la aprobación de los presupuestos municipales de 2017, se ha comprometido a poner en marcha un plan de acción comunitaria dotado con 34.400 euros. Se trata de un procedimiento reglado para prevenir y dar respuesta de forma coordinada a conflictos entre vecinos e indigentes como los que se han vivido recientemente en el barrio de Laviada. Lo que se pretende es detectar los conatos antes de que estallen los problemas de convivencia de la manera que lo han hecho en el entorno del parque de Teodoro Cuesta y las naves a de las calles Diario El Comercio y Luarca.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate