El Comercio

«Me encargo de la alimentación de Saúl hasta que se va a competir»

Celia García, con unas alcachofas y unas naranjas. Las frutas y verduras siempre están en sus recetas.
Celia García, con unas alcachofas y unas naranjas. Las frutas y verduras siempre están en sus recetas. / E. C.
  • Celia García , Técnico Superior en Nutrición y Dietética

  • La mujer del cuádruple medallista olímpico, Craviotto, triunfa con sus propuestas de platos saludables y energéticos para estar en forma

«Diseño las dietas de Saúl hasta que se va a competir. Creo que funcionan». Celia García (Gijón, 1985) es técnico superior en Nutrición y Dietética y a través de esta formación ha logrado la fórmula mágica para que su marido, cuádruple medallista olímpico, Sául Craviotto, brille entre oros. Ahora también comparte sus ideas y recetas con todo el planeta, a través de 'The fitbowl', la cuenta en la famosa red social Instagram con la que triunfa.

Después del atracón de Navidad. ¿Qué recomienda para moldear el cuerpo de cara al verano?

Tomar muchas verduras, sobre todo las verdes porque tienen más fibras y ayudan a limpiar el cuerpo de los excesos. Los batidos también son muy buenos porque puedes meter muchas cosas en ellos. Además, para aquellas personas que no les apetece tomar verdura, yo la primera, es más fácil tomarlas en un batido. Un ejemplo sería mezclar espinacas, lechuga y jengibre con un toque de sabor bueno... ¡Y listo! Ya te has tomado todas las propiedades de una manera sencilla.

¿Cuál es la clave para seguir una dieta?

No me gusta mucho hablar de dietas porque tienen un principio y un final. Yo promuevo algo muy distinto, cambiar la mentalidad y los hábitos alimenticios.

¿Cuándo comenzó a interesarse por la nutrición?

Nunca fuí de comer muy mal... Sául y yo empezamos a darnos cuenta de que era necesario un cambio cuando tuvo que prepararse para los mundiales y los juegos olímpicos. Así que me empecé a interesar por la alimentación que le podría venir mejor a él.

Y ahora ha decidido compartir esas recetas con todo el mundo a través de Instagram.

Sí. Me estaba gustando mucho lo que hacía. Así pues, abrí Instagram cuando era madre a tiempo completo porque necesitaba una vía de escape para ser también Celia y no solo una mamá. Y de esta forma nació 'Thefitbowl'.

¿Qué le parece a Sául esta iniciativa?

Él está encantado. Se queja sin rmbargo de que no repito los platos que le gustan mucho, pero es que tengo que estar todo el tiempo buscando recetas nuevas y actualizándome para subirlas a las redes sociales y él siempre quiere erre que erre. Aún así, siempre logro alguna cosa nueva que le gusta.

¿Alguna vez le ha dicho: 'Eso que has propuesto no los has preparado en casa'?

(Ríe) Sí, sí, claro. Él no siempre come en casa conmigo. De hecho, la mayoría de veces come cerca del pantano de Trasona en el restaurante Casa Ovidio. Cuando subo las fotos de platos nuevos suele preguntarme: '¿Y esto? ¿Cuándo lo has hecho que no lo he probado aún?'.

¿Cuál es su plato preferido?

La verdad es que Saúl es muy buen comedor. Le gustan la mayoría de las recetas que preparo. Pero bueno, uno de sus favoritos es el de salmón con soja y naranja. Y eso que a él no le gusta el pescado, pero con esta receta le encanta. El otro día también hice garbanzos con gulas y gambas y sinceramente... flipó.

Así que algo de responsabilidad tendrá en su éxito ...

Sí, cuando Saúl compite estamos un poco más estrictos. Hacemos casi todo a la plancha y procuramos que no lleve muchas calorías.

Según muchos nutricionistas el desayuno es la comida más importante del día. ¿Qué recomienda?

Un desayuno muy completo en el que no pueden faltar las proteínas y los hidratos de carbonos de absorción lenta como la avena. Soy muy anti tostada con mantequilla y mermelada y zumo de tetrabrik... Eso lo he quitado de mi casa. Y respecto al desayuno de Sául, intento enterarme de qué tipo de ejercicio físico va a tener ese día. Los desayunos suelen ser básicamente parecidos. Por ejemplo: trituro avena con un plátano y leche de almendras e igual le pongo un poco de crema de cacahuete porque es una grasa muy buena. Después, le hago una tortilla de francesa, y un zumo natural de naranja con pomelo. Como le gusta mucho el café suele tomar también uno solo con sirope de agave.

¿Durante las competiciones también se encarga de su alimentación?

Yo le preparo las comidas hasta el momento en el que tiene que irse a competir. Luego como están fuera de España toma lo que le dan allí.

Lo hace bastante bien. Sus recetas le llevaron al oro.

(Ríe) Sí, sí, parece que no ha fallado y funcionan.

Los dos son deportistas y exigentes con la nutrición. Pero, confiese. ¿Cuáles son sus puntos débiles?

Todos los sábados abrimos compuertas porque es nuestro día libre y cenamos lo que nos de la gana: pizzas, hamburguesas... El cuerpo también necesita que le espabiles para que se ponga a trabajar porque si sigues mucho tiempo una dieta muy estricta se adormila y entonces no empieza a funcionar igual. Un susto le viene bien de vez en cuando.

¿También le da el susto con la sidra?

(Ríe). La verdad es que es difícil decirle no un culín de sidra. Pero eso lo reservamos para el 'finde' porque por la semana no tenemos tiempo.

¿Cómo es su día a día?

Nos solemos levantar los dos a la vez sobre las ocho de la mañana y preparo el desayuno para nuestra hija y para nosotros. Después él se va a entrenar. Cuando Sául vuelve a casa por la tarde se pone a jugar con nuestra hija Valentina y luego cenamos todos juntos, vemos una serie y a dormir.

¿A Valentina también le gustan sus recetas e ideas?

Sí, sí, se las doy a probar. Si me ve tomando un batido y ve que a ella no se lo preparé, me lo pide y se lo acaba bebiendo todo.

Así, rápido, sin pensar, ¿qué menú recomendaría para comer hoy?

Por ejemplo, una ensalada templada con quinoa y luego un pescado a la plancha con unos espárragos trigueros que son muy depurativos. ¡Ah! y mucha agua... Nada de refrescos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate