El Comercio

Detenida en Gijón tras subirse a un coche de Policía e intentar morder a los agentes

  • Previamente, la arrestada, de 34 años y vecina de Noreña, que iba en estado ebrio, había causado altercados en un bar increpando e insultado a otros clientes

La Policía Nacional ha arrestado a una mujer de 34 años, vecina de Noreña, por causar, en estado ebrio, altercados en el interior de un bar de la calle Rodríguez San Pedro de Gijón. Supuestamente, la detenida estaba increpando e insultando al resto de los clientes y se negaba a abandonar el local, e incluso se mostró desafiante ante los agentes de la Policía que trataban de calmarla.

Una vez en el exterior, se subió encima de uno de los vehículos policiales, negándose a bajarse y tratando de morder a los agentes que intentaban hacerla descender sin que cayera al suelo. Finalmente fue detenida por un delito de atentado a agente de la autoridad. La mujer ya tenía cuatro antecedentes policiales por resistencia y desobediencia y otras detenciones por delitos contra el patrimonio.

Detenido por amenazar a su vecina con un cuchillo

Por otro lado, agentes del Cuerpo han detenido en Gijón a un hombre, de 47 años de edad, acusado de amenazar a su vecina con un cuchillo, según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa. De acuerdo al relato policial, los problemas de convivencia con ese vecino se venían sucediendo desde hacía días en las que las amenazas verbales habían dado paso a las advertencias con un arma blanca. En la última semana la mujer, que desconocía el origen de las desavenencias, había sido intimidada por esta persona en tres ocasiones e incluso le había causado daños en la puerta y en el timbre, además de que le había sustraído su felpudo.

Fue el pasado sábado, sobre las 16.30 horas, cuando el hombre se personó ante la puerta de su vecina esgrimiendo un cuchillo y soltando improperios e incongruencias, por lo que ella avisó de inmediato a la Policía. El hombre abandonó entonces la vivienda, pero fue interceptado por uno de los sobrinos de la mujer, que se encontraba presente en el domicilio y que persiguió al autor hasta la calle. El sobrino de la víctima, agente de la Policía Nacional libre de servicio, retuvo al hombre hasta la llegada de las patrullas policiales. El arrestado tenía seis detenciones policiales anteriores por malos tratos, robos violentos y tráfico de drogas.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate