El Comercio

Gijón contará con el mayor centro del norte para la detección de autismo en bebés

Instalaciones de las antiguas escuelas de Castiello de Bernueces, donde se ubicará el centro de Adansi.
Instalaciones de las antiguas escuelas de Castiello de Bernueces, donde se ubicará el centro de Adansi. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • Lo gestionará Adansi y estará financiado con fondos de la Fundación Trapote, cuya presidencia recae en la alcaldesa. Se ubicará en las antiguas escuelas de Castiello

«Es un dolor, pero no podemos hacer más. Ahora mismo tenemos a ochenta familias sin atender por falta de plaza. Y las listas de espera nos están colapsando todos los servicios». Carmen de la Rosa volvía a alzar la voz en mayo pasado. La presidenta de la Asociación de Autistas Niños del Silencio (Adansi) insistía en que el único centro de Asturias que ofrece atención especializada a personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA), el que Adansi tiene en Gijón, está saturado.

La ONG, fundada en Gijón en 1991, es especialista en una patología poco conocida y que, debido a la caricaturización cinematográfica se identifica, erróneamente, con discapacidad intelectual o memoria prodigiosa. De acuerdo a los últimos estudios científicos, afecta a una de cada 68 personas. Ser alguien con TEA implica «una discapacidad permanente que compromete las competencias sociales y comunicativas del individuo durante toda la vida». Y los propios expertos dejan claro que «el tratamiento precoz es pilar fundamental para mejorar la situación de los afectados».

Y eso hace Adansi, que cuenta con líneas de apoyo del Principado, a través de varias consejerías, y del Ayuntamiento gijonés que le cede locales en los que ofrece atención temprana, psicológica, apoyo a la integración y plazas de residencia. Pero el Gobierno local ha decidido dar un paso más allá.

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, ha plasmado en un documento un convenio de colaboración entre el Consistorio y Adansi. Desde este año y hasta 2020 será subvencionada con 300.000 euros para la apertura en Gijón del mayor centro del norte especializado en la detección de TEA en bebés. Abrirá este año en locales de las antiguas escuelas de Castiello, cuya cesión llega tras la negociación de Moriyón con Liberbank, propietaria del edificio.

600 pacientes en Asturias

El convenio cuenta ya con la rúbrica de Moriyón y De la Rosa y se nutre de la Fundación Trapote, una sociedad benéfica creada en 1937 por Gilberto Trapote y María Luisa Trapote. Lo hizo el matrimonio tras la precoz muerte de su hija, María Luisa, de diez años, cuya memoria quiso inmortalizar destinando sus bienes al cuidado de menores con problemas de salud.

Decidieron ellos que la presidencia de la entidad recayera siempre en la Alcaldía gijonesa. Carmen Moriyón, como presidenta de la Fundación Trapote, que en 2004 tenía un patrimonio cifrado en 1,1 millones, ha decidido que de ella salgan los fondos para «la creación y formación de un equipo de detección e intervención temprana altamente especializada en autismo».

El objetivo será «identificar a la población de riesgo, partiendo de familiares de primer y segundo grado de personas con dicha patología o bebés que tengan ya los indicadores». Adansi, que trata a 600 asturianos cada año, ofrecerá a estos bebés «un programa inmediato de intervención infantil temprana», que se mantendrá hasta los cuatro años, «procurando que queden incorporados con éxito en el sistema educativo».

La vigencia del convenio concluye en septiembre de 2020. Hasta ese momento, recibirá Adansi 300.000 euros destinados a la compra de material específico para la atención temprana, en la formación del personal con que ya cuenta y en la contratación de una psicóloga de la que se dice que tiene una experiencia de treinta años en el tratamiento de menores con espectro TEA.

Con su incorporación al centro comenzará, realmente, la primera fase del proyecto, ya que de ella dependerá el protocolo para la detección y el diagnóstico en niños menores de dos años, así como en estabular los cribados en menores de 6, 12 y 18 meses de edad.

«Sin coste para las familias»

Tras esos trabajos previos se creará un grupo de control que hará seguimiento de los casos, y se ofrecerá atención infantil temprana a los menores con riesgo de TEA a través de plazas privadas de Adansi, «sin coste para las familias».

El convenio, que incluye una evaluación anual del cumplimiento de objetivo, deja claro que la principal meta que se marca es «disminuir la edad en la que se comienza la atención temprana especializada en los casos con sospecha de TEA».

Eso se traducirá en «aumentar las habilidades sociales, comunicativas, de autorregulación y autonomía de los menores que reciben atención temprana en el momento de recibir el alta» y favorecer «el desarrollo de aprendizajes psicoeducativos y preacadémicos de los menores con autismo previamente a su escolarización».

Todo ello, se insisten en el convenio, «sin coste para las familias», que también verán como «disminuye el nivel de ansiedad y preocupación que genera la incertidumbre del retraso en el diagnóstico».

Adansi está convencida de que, cuando concluya la vigencia del convenio, en septiembre de 2020, «se reducirá la edad de detección de trastorno de TEA en la población infantil en general». Se comprometen a «protocolizar la atención temprana en bebés, los cribados y formar a los diferentes profesionales».

Dura negociación

Además de cubrir los costes con la Fundación Trapote, la alcaldesa de Gijón también ha mantenido varias reuniones con Liberbank. La entidad es propietaria de las antiguas escuelas de Castiello de Bernueces, un edificio utilizado ahora, en parte, por la asociación de vecinos de la parroquia.

El resto del edificio está libre, tras la marcha en 2012 del Centro Ocupacional Municipal de Castiello. El Consistorio lo trasladó al inmueble levantado en la avenida de Juan Carlos I y gestado para acoger a Proyecto Hombre y al Albergue Covadonga. El equipo de gobierno de Foro decidió cambiar el plan confeccionado en el mandato de la socialista Paz Fernández Felgueroso y mantener al albergue en su ubicación actual y convertir el edificio de nueva planta en un hotel de asociaciones especializadas en atención a personas con discapacidad.

Tras cuatro años vacíos, los locales del centro municipal en Castiello serán transformados en el nuevo centro de atención temprana y detección de TEA en bebés. Lo serán tras una «dura negociación» entre la regidora gijonesa y Liberbank. Fue necesarios varios encuentros para que la entidad accediera a que Adansi ocupe las instalaciones. Unas en las que la todavía Caja de Ahorros de Asturias invirtió en 1991 180 millones de pesetas. Lo hizo para convertir las antiguas escuelas de Castiello de Bernueces en la sede de la Fundación Kovacs. El experto en lesiones de espalda nunca llegó a trasladarse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate