Feligreses de la Iglesiona aplauden la Medalla de Oro a los jesuitas mientras esperan sus tesoros

  • Destacan que la trayectoria de los jesuitas ha dejado un poso, en formación profesional y humana, que acredita holgadamente el «merecimiento»

Los feligreses de la Iglesiona consideran «muy positiva» la decisión del Ayuntamiento de conceder a la Compañía de Jesús la Medalla de Oro de Gijón por sus 125 años de acción solidaria en la ciudad y confían en que para cuando recojan tal distinción, en la festividad de San Pedro, el 29 de junio, los jesuitas hayan devuelto ya los tesoros de la basílica del Sagrado Corazón. «La celebración sería entonces plena», señaló ayer este colectivo en declaraciones a EL COMERCIO.

Según destacó, la trayectoria de los jesuitas ha dejado un poso, en formación profesional y humana, que acredita holgadamente el «merecimiento» de la más alta distinción de la ciudad. Sin embargo, consideró que el acto festivo de la entrega de la Medalla de Oro sería «incompleto» si éste tuviera lugar sin haberse resuelto el retorno del sagrario y la cruz de Blay que los jesuitas se llevaron de la Iglesiona en 1998 y que presiden ahora un templo en Burgos. El 21 de febrero, el provincial de la orden en España, Francisco José Ruiz, confirmaba la recepción de la demanda de los feligreses avalada por 1.460 firmas y avanzaba que la iba a «estudiar y atender». Hasta San Pedro median tres meses.