El Comercio

«Quiero formarme en química sanitaria y trabajar en la cura de enfermedades»

Enrique Albuerne, de camino a clase de inglés.
Enrique Albuerne, de camino a clase de inglés. / Pablo Ucha.
  • Enrique Albuerne Licenciado en Química, logró la mejor nota del país en su especialidad

  • Alumno gijonés del IES Jovellanos y la Universidad de Oviedo obtiene el primer puesto en el examen de Químico Interno Residente (QIR)

A finales de mes viajará a Madrid para visitar hospitales. Lo suyo es la química sanitaria y quiere ver «unos cuantos» centros hospitalarios antes de tomar una decisión que ya tiene bastante clara. Enrique Albuerne, alumno gijonés del IES Jovellanos y de la Universidad de Oviedo, quedó primero en el examen de formación de químicos, el llamado QIR, el equivalente al MIR médico. Su apuesta, dice, es el Hospital Clínico San Carlos, un centro de titularidad pública situado en el distrito de Moncloa, en la capital del país.

–¿Por qué ése y no otro hospital?

–En Madrid hay seis plazas y espero quedar allí. Me gusta el San Carlos por ser universitario.

–¿Quiere seguir formándose?

–Sí. Allí existe la posibilidad de hacer un doctorado a la vez que trabajar. Es el que más me conviene.

–¿Doctorarse en qué rama?

–Me gustaría que estuviera relacionado con la cura de alguna enfermedad, me gusta la química sanitaria.

–Obtuvo la mejor nota de España en QIR, que es como el MIR de Medicina.

–Sí, es el primer puesto en el examen que convoca el Ministerio de Sanidad para plazas de formación. Tuve 190 aciertos, 18 fallos y 17 sin contestar. En el examen logré 552 puntos, según los factores de corrección que aplican.

–Y esa nota le hace media ahora para escoger destino, ¿no?

–Eso es, el expediente académico puntúa un diez por ciento. En la carrera tengo un 6,38.

–¿Siempre fue buen estudiante?

–Bueno, como ve mi nota en la carrera fue bastante baja. Podría tener más si no hubiese querido terminar la carrera en cuatro años. Quizá también tendría que haber estudiado más los dos primeros años. Me arrepiento un poco de eso, aunque al final estudié más y en el máster saqué muy buena calificación pero claro... Esos puntos son importantes para escoger un trabajo, ya no hablo de una plaza fija.

–¿Suspendió alguna vez?

–En primero de carrera me costó la parte de Física, que luego en los años sucesivos fue Química-Física. Son las más complicadas, incluso repetí alguna y tuve que ampliar a otra asignatura llave para sacar ese año.

–¿Cuántos de los que empezaron la carrera acabaron en cuatro años?

–Pues unos veinte de más de un centenar.

–¿Desde cuándo quiere ser químico?, ¿le viene de familia?

–No. Soy el único científico de la casa. Mi abuelo se dedicó a la industria y mi padre estudió Historia. Lo decidí en el instituto, cuando ya tuve que elegir las asignaturas de rama ciencias o humanidades y la Física me parecía demasiado.

–¿Qué le gusta más de la Química?

–La Bioquímica porque está más relacionada con los seres vivos y con el ser humano. Me gustaría trabajar en un hospital, no tanto en la industria. También me gusta la analítica. En la carrera hice el Máster de Ciencias Analíticas y Bioanalíticas en Oviedo.

–¿Se preparó mucho para ser el mejor?

–Estuve de abril a diciembre de 2016 preparando el examen en el Colegio de Químicos de Asturias y León, en Oviedo. Estudié muchas horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate