Octavio Vázquez Sotelo, momentos antes de la charla.
Octavio Vázquez Sotelo, momentos antes de la charla. / PALOMA UCHA

«Es muy distinto ver la historia a toro pasado que vivirla»

  • El coronel en la reserva Octavio Vázquez explica en el IES Piles el papel antifranquista de la Unión Militar Democrática a las puertas de la Transición

«¿Alguno de vosotros sabe qué es la Unión Militar Democrática (UMD)?». Esta fue la pregunta realizada ayer por Octavio Vázquez Sotelo, coronel en la reserva y miembro fundador de la organización militar en 1974, a los alumnos de segundo de Bachillerato del IES Piles. No hubo muchas respuestas, pero sí gran expectación por conocer cada batalla. Así, durante una hora, Vázquez impartió una clase de historia, organizada por la asociación Tertulias Llanes, enfocada a explicar cómo fue la actuación de la UMD a caballo entre los años finales del franquismo y el inicio de la Transición. «Dimos esperanza a muchas personas», explicó.

La UMD fue una organización militar clandestina y antifranquista fundada el 31 de agosto de 1974 en Barcelona a instancias del entonces comandante de Ingenieros Julio Busquets junto con otros once capitanes de las tres armadas del Ejército. De esta forma, elaboraron un ideario en el que solicitaban para España libertad y democracia. Pero, con lástima, Vázquez concluyó ante los estudiantes que «hoy en día todo eso está olvidado» pese a considerar que «está muy de moda hablar de la Transición». El ponente puso como ejemplo a Podemos y sus duras críticas a cómo se llevaron a cabo aquellos años. «Es muy distinto ver la historia a toro pasado que vivirla», afirmó con contundencia.

Carme Chacón y el futuro

No obstante, prefirió centrarse en esa historia del pasado reciente y dejar a un lado a los políticos actuales. La UMD, reseñó, fue creada para «dar aliento» a quienes luchaban por la democracia, en tiempos de poca esperanza, y hacerles saber que en las Fuerzas Armadas también había gente en esa lucha. Hace unos años, la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, fallecida este mes, los apodó como «los valientes». Un adjetivo «bien merecido», pues el precio que pagaron muchos de los militares que pertenecieron a la UMD fue alto: la cárcel y la expulsión en unos casos, la discriminación profesional y el ostracismo en otros. Sacrificios que Vázquez no olvida.

Ahora, más de cuarenta años después, muchos han fallecido y el resto están en la reserva o retirados; eso sí, dice el coronel, aún les queda esperanza en el futuro. «¿Y a vosotros?», preguntó a los estudiantes.