El Comercio

El viento obliga a precintar la Laboral y deja un reguero de incidentes en Gijón

  • Se desplazaron cinco metros cuadrados de la cubierta situados a la derecha de la puerta principal, lo que causo la caída de parte del material

El viento volvió a dejar ayer un reguero de desperfectos en la ciudad. Con rachas que alcanzaron máximas de 68 kilómetros por hora, los bomberos tuvieron que desplazarse a numerosos puntos del municipio para recoger ramas, cascotes y otros elementos arquitectónicos. Fue necesario precintar la entrada principal de la Laboral debido al desplazamiento de unos cinco metros cuadrados de pizarra de la cubierta. En concreto, en la parte de la fachada situada a la derecha de la entrada. Parte del material cayó al suelo, por lo que las autoridades decidieron clausurar el acceso.

No hubo que lamentar heridos, como tampoco en el incidente ocurrido en la calle Ruperto Velasco, en el barrio de El Carmen. Según fuentes del área de Seguridad Ciudadana, una loseta de mármol cayó sobre la mesa de la terraza de un establecimiento hostelero. Los bomberos afianzaron el resto de losetas, no sin cierta dificultad, puesto que se trataba de una zona de difícil acceso. En total, los técnicos realizaron dieciocho salidas entre las nueve de la mañana y las nueve de la noche.

Incendio en la zona rural

El día anterior, había efectuado una veintena, también por el fuerte viento. Por otro lado, los Bomberos tuvieron que desplazarse a Lavandera en la madrugada de ayer para sofocar un incendio forestal. Se detectaron dos focos. Uno en la zona del monte, donde quemaron unos 4.000 metros cuadrados de matorral. El otro afectó al entorno de La Bovia, donde las llamas dañaron 6.000 metros cuadrados de monte con restos de tala. Una dotación de la Guardia Civil ayudó en las labores de extinción del incendio originado en esta parroquia.

La jornada se cerró con un accidente en El Natahoyo, en las proximidades de la calle Estrella, alrededor de las diez de la noche. En el siniestro se vio implicada una motocicleta que sufrió daños importantes, sin que el conductor sufriese en apariencia heridas de consideración. De hecho, parte de la carrocería quedó desperdigada por la calzada. La Policía Local investiga los hechos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate