El Comercio
Campo de La Camocha, de propiedad municipal.
Campo de La Camocha, de propiedad municipal. / J. SIMAL

Los clubes sin campo de fútbol municipal reclaman que «haya cabida para todos»

  • «La solución pasa por compatir», argumenta Ciudadanos, partidario de crear «una bolsa de horas» para usar las instalaciones

«No vamos a meternos en los convenios que tengan, pero el sentido común dice que un bien municipal debería repartirse. Y que, en la medida de sus posibilidades, dentro de las instalaciones municipales haya cabida para todos». Es la queja que comparten los clubes de fútbol que no tienen bajo su gestión ninguno de los campos propiedad del Ayuntamiento y que dependen de otras fórmulas para disponer de un espacio donde entrenar y disputar sus partidos. Ahora el Consistorio estudia cambios en los convenios que tiene vigentes con los once equipos que utilizan terrenos municipales, para unificarlos e incluir en ellos la obligación de compartir estos espacios con otros equipos, acabando con cualquier tipo de exclusividad. Este cambio de modelo responde a un mandato del Pleno y a una política que Foro viene defendiendo desde el pasado mandato, pero el fútbol base lo recibe con posturas divididas. Los clubes que desde hace años trabajan en estos campos, y que suman más de cinco mil jugadores, rechazan el nuevo planteamiento alegando que sus categorías copan ya la totalidad de los horarios. En el lado contrario se sitúan los equipos sin convenio, que creen que una propiedad de todos los gijoneses debe usarse en igualdad de condiciones.

«Antes un club tenía en cada categoría un equipo A y uno B. Ahora hay muchos que aprovechan que disponen de estas instalaciones para hacer más equipos en cada categoría, y a lo mejor esa es una forma de impedir que otros clubes puedan jugar allí. Pueden permitirse el lujo de crecer a su antojo y las horas que quedan libres en el campo las alquilan a veteranos o a equipos de tertulias», lamenta Iván Iglesias, presidente de la Escuela Fútbol Jin. Sus diez equipos federados tienen que coordinarse para jugar y entrenar con el resto de entidades que acuden a los campos de la Federación Asturiana de Fútbol a falta de un espacio municipal. «El reparto debería ser más equitativo», añade su socio José Antonio Novo, partidario de que el Ayuntamiento regule también el cobro de alquileres a otros equipos o la explotación de las cantinas. Fútbol Jin compartió una temporada el campo que gestiona el Atlético La Camocha gracias a un acuerdo a tres partes con el Patronato Deportivo Municipal -dueño del terreno- y ese club, que rechazó continuar con esa fórmula.

También pide más «equidad» Elena Cuende, presidenta del Estudiantes, que entrena y juega en un campo cedido por unos particulares. «Si mañana nos dicen que tenemos que marchar de aquí, no nos quedaría otra». Isidoro Álvarez, del San Lorenzo, también piensa que «habría que meter mano en eso, porque hay unos privilegiados que con el dinero de los demás están alquilando los campos y sacando con ellos un dinero extra. Otros tuvimos que dejarlo por lo que estaba pasando». El San Lorenzo ya no tiene ningún equipo federado y ha cedido al Atlantic la finca privada que tenía alquilada como campo.

Desde Ciudadanos, promotor de la iniciativa plenaria para «garantizar el acceso en un horario razonable de todos los clubes deportivos de la ciudad a las instalaciones deportivas municipales», explican que «no pretendemos que se le quite el campo a nadie». Su propuesta es «que se dé cabida en estos campos a los clubes que lo necesiten, mediante la creación de una bolsa de horas con una pequeña aportación de cada campo. Los recursos municipales son limitados y es imposible construir un campo para cada club. La solución pasa necesariamente por compartir».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate