El Comercio

Los taxis low cost llegan a Gijón

Santiago Muñoz y Sergio González, esta mañana en uno de los vehículos de la flota low cost, en la parada de la Plazuela.
Santiago Muñoz y Sergio González, esta mañana en uno de los vehículos de la flota low cost, en la parada de la Plazuela. / Aurelio Flórez
  • Doce taxistas locales se diferencian de las cooperativas con una aplicación móvil para solicitar el servicio, carreras más baratas, uniforme y atenciones al cliente como botellines de agua y café

El taxi low cost ha llegado a Gijón para quedarse. Una docena de titulares de licencia del sector se han agrupado en la ciudad para competir con Uber o Cabify, empresas que están revolucionando la forma de entender el transporte, con sus mismas armas. Esas armas son ofrecer un plus con atenciones al cliente como botellines de agua, café o caramelos durante el trayecto, cuidado de la limpieza del vehículo, pero también un abaratamiento de las carreras al no activar el taxímetro hasta la llegada al punto de recogida.

También visten con una indumentaria común para identificarse (una camisa bordada) y llevan logo publicitario en la luneta trasera, pero el elemento realmente diferenciador es el uso de una plataforma tecnológica con la que el cliente se ahorra llamadas telefónicas, puede concertar el servicio con antelación y saber, por geolocalización, qué vehículos de la flota low cost están disponibles en cada momento. Esta herramienta permite atender además a cualquier tipo de solicitud del usuario (admisión de mascotas, tamaño de maletero, sillita de niños, pagos con tarjeta, etc.). Todo ello se puede hacer a través del móvil descargándose una app gratuita.

Santiago Muñoz y Sergio González son dos de los taxistas gijoneses que han empezado a operar como rama o agrupación local de la Asociación Nacional del Taxi (ANT), una entidad que surgió en 2014 en ciudades como Córdoba, Valencia, Sevilla y Las Palmas y que ha unificado sus servicios en toda España a través de la aplicación móvil 'TaxiES'. Santiago Muñoz además es en este momento el presidente de ANT.

Tanto uno como otro tienen un pasado en la Cooperativa Radio Villa de Jovellanos de la que se han acabado alejando, aseguran, por «una cuestión mercantil». «No queremos entrar en polémicas con nadie, pero tenemos un diferencia de visualización del mercado y del trato al usuario. Somos profesionales del transporte de viajeros y no venimos al trabajo a hacer amigos. Los amigos los tenemos fuera del sector», asegura Muñoz. «Nos conocen como los 'miguelinos' porque siempre hemos nos hemos reunido en la parada de la Plazuela y tenemos fama de ser revoltosos y con pocas tragaderas». Sergio asiente y destaca de que «lo que hacemos es el futuro». Y añade: «Con la reducción de costes para el usuario lo que buscamos es la rentabilización del tiempo que estamos en la calle. Ganar más sí, pero haciendo más carreras. Consideramos que la forma de cobro actual en el sector del taxi es injusta para la gente que vive fuera del casco urbano y lo que nosotros hacemos es trasladar la parada a la puerta de cualquier domicilio del municipio de Gijón».

El low cost no solo lo aplican en las carreras ordinarias dentro de los límites del municipio, sino que también intentan ser más competitivos en las tarifas de carretera fuera del concejo de Gijón como, por ejemplo, los servicios al aeropuerto.

Demanda creciente y escasez de flota

Los taxistas que se han unido en esta agrupación profesional que pronto podría convertirse en una sociedad limitada o una unión temporal de empresas, afirman que el boca a boca está funcionado y empiezan a tener problemas puntuales de demanda del servicio por la escasez de la flota. De ahí la importancia que tiene para ellos la reserva previa o concertación del servicio con antelación. Muy tendrán una nueva alta y ya han contactado con ellos compañeros de Oviedo interesados en recabar información para subirse al taxi low cost.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate