El Comercio

Un joven acepta un año de cárcel por maltratar a su madre

  • El acusado, de 19 años, «mantuvo un trato agresivo hacia la víctima, a la que se dirigía como puta, golfa o estás loca», mantiene la fiscalía

Un joven de 19 años ha aceptado una pena de un año de prisión por maltratar a su madre. La fiscalía solicitaba una condena de dos años y tres meses de prisión para un joven acusado de maltratar de forma habitual a su madre. El procesado tiene 19 años y ya hace seis meses el juzgado de Instrucción número 3 de Avilés acordó la prohibición del procesado de comunicar y aproximarse a su madre y a su domicilio y lugar de trabajo durante la tramitación del procedimiento.

La acusación pública señala que el procesado mantenía «un trato agresivo hacia su progenitora, a la que menospreciaba con frecuencia y dirigía expresiones despectivas tales como 'puta, golfa, estás loca...'».

Ese comportamiento, añade el representante del ministerio fiscal, «provocó temor a la mujer, que precisa tratamiento psiquiátrico por estos acontecimientos». La situación se prolongó, supuestamente, durante cuatro años. La madre presentó una denuncia contra su hijo el 1 de diciembre de 2016, poco después de que él cumpliese la mayoría de edad y cuando «la situación era insostenible».

El representante del ministerio fiscal señala que los hechos son constitutivos de un delito de maltrato habitual del artículo 173.2 y solicita que se condene al procesado con dos años y tres meses de prisión, además de la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

Cinco años de alejamiento

A la pena de prisión se añade la prohibición de aproximarse a su madre, a su domicilio y al lugar donde se encuentre, en un radio de 500 metros, así como comunicarse con ella por cualquier medio, durante un periodo de cinco años. Durante el mismo tiempo, la fiscalía pide que se le prohíba el derecho a la tenencia y uso de armas. Se suma una indemnización de 600 euros por daños morales a la víctima.

El fiscal de Menores, Jorge Fernández Caldevilla, explicó la semana pasada que en los últimos meses se han incrementado de forma notable los episodios de violencia de adolescentes hacia sus progenitores. Solo desde enero, se han incoado en Asturias más de veinte casos de malos tratos en el ámbito familiar. «La base del problema es que no reconocen la autoridad de sus padres o tutores», anotó el fiscal.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate