El Comercio

La función del Virgen Reina acaba en expediente policial

Musical en el patio del Virgen Reina que provocó dos denuncias de un vecino, tanto en el ensayo matinal como en la representación.
Musical en el patio del Virgen Reina que provocó dos denuncias de un vecino, tanto en el ensayo matinal como en la representación. / E. C.
  • Un vecino denunció al colegio de Laviada por exceso de ruido

  • «Para evitar molestias pusimos la música tan bajita que los padres de los alumnos se quejaron de que no la oían», lamenta la directora

La Semana Cultural en el colegio Virgen Reina acabó ayer con unos invitados con los que no contaban: los agentes de la Policía Local. Los funcionarios municipales fueron requeridos por un vecino del centro educativo de Laviada al que, al parecer, le molestaba el «ruido» de los niños que organizaban la función escolar.

El denunciante llamó ya por la mañana al 092 durante los ensayos de los estudiantes. Los agentes se desplazaron al colegio y se entrevistaron con los responsables, quienes les explicaron que estaban ensayando para las actuaciones de la tarde, a las que estaban invitados los familiares de los alumnos. Cada clase había preparado durante semanas un musical y ayer el día del estreno.

«No lo entendimos porque nunca habíamos tenido problemas en el vecindario, al contrario. Pero para evitar molestias a los vecinos decidimos que pondríamos música, pero muy bajita. Tan baja estaba que los padres de los niños se quejaron porque no se escuchaba nada», comenta la madre Lola, directora del Virgen Reina. Aún así, a las 15.30 horas, en plena función, el vecino que se consideró agraviado volvió a llamar a la Policía Local.

Otra patrulla volvió a personarse en el centro educativo. «Con la casualidad de que uno de los agentes a los que enviaron es padre de un alumno del colegio», añadió la directora. Procedieron a realizar las mediciones de ruidos en casa del vecino que había requerido a la Policía.

«Nos dijeron que había dado 38 decibelios y lo máximo durante el día es de 30. Hemos procurado molestar lo menos posible y nos gustaría que los vecinos entendiesen que esto es un colegio y era una función especial», lamenta la directora, quien espera «que se trate solo de una amonestación y no de una multa». «La Policía Local nos dijo que para casos así teníamos que solicitar permisos. Así lo haremos en adelante», añade.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate