El Comercio
Abel Novoa, en Gijón.
Abel Novoa, en Gijón. / J. PETEIRO

«Hay que invertir menos en sanidad y más en salud»

  • El facultativo, que imparte hoy una charla en el Hospital de Cabueñes, alerta del «desequilibrio entre lo que aporta la ciencia y lo que se lleva»

  • Abel Novoa.Médico y presidente de la plataforma 'NoGracias'

Abel Novoa fue director de Calidad Asistencial para el gobierno del PP en Murcia y ahora abandera la organización civil NoGracias por la transparencia, la integridad y la equidad en las políticas de salud, la asistencia sanitaria y la investigación biomédica. Hoy, a las doce y media, impartirá en el Hospital de Cabueñes la charla-taller sobre '¿Qué es y para qué ser responsable? El profesionalismo como tercera lógica entre mercado y gestión'.

-Experto en Bioética, participa en la IX Jornada de Comités de Ética para la Atención Sanitaria (CÉAS). ¿Qué va a exponer?

-La responsabilidad de los sanitarios en la sostenibilidad del sistema.

-¿Cuál es?

-Es complicado porque la medicina está sobrevalorada por la sociedad. Tiene mucha fe en el avance tecnológico y los nuevos medicamentos, al igual que los políticos y los profesionales. Esto hace que no veamos de forma equilibrada que la medicina ya no nos sirve para seguir mejorando la salud. Es muy probable que la ciencia en medicina ya nos haya dado sus mejores frutos.

-¿Y a qué hay que recurrir?

-A buscar instrumentos más políticos. No más del 10% de la mejora de la salud se debe a la medicina y el 90% restante, a determinantes sociales de la salud como un trabajo en buenas condiciones, una vivienda digna sin pobreza energética, una dieta saludable... Son tan importantes como la medicina y tienen menos atención.

-¿Menos recursos?

-Precisamente. La medicina se lleva todo el presupuesto. Hay un desequilibrio entre lo que aporta, el dinero que se lleva y la valoración por parte de la sociedad. En Asturias, el 40% de la riqueza regional pública se va a sanidad, queda muy poco para mejorar la educación, las condiciones de trabajo, los problemas sociales. Hay que financiar esas áreas que han demostrado una gran capacidad para mejorar la salud, crear sociedades más justas. Así es un enorme desastre y lo que viene por delante es insostenible. La tecnología sigue desarrollándose porque continúan justificándose avances que se venden a precio de oro y pagamos.

-¿Hacia dónde vamos?

-Se calcula que en los próximos siete años harán falta 32.000 millones para cubrir el déficit sanitario.

-¿La solución?

-Cambiar el paradigma. Dejar de gastar en sanidad para invertir más en salud, que es el trabajo bien remunerado y estable, las viviendas bien acondicionadas y todo lo dicho.

-¿Habría menos enfermedades?

-Se considera que la principal causa evitable de las enfermedades crónicas son los productos comerciales y el aumento del consumo. Hay que regular el mercado para que las grandes corporaciones no nos vendan productos dañinos, es una de las grandes estrategias para la salud pública.

-Una muerte infantil por neumococo y un caso de un meningitis...

-Respecto a la meningitis, la vacuna no está probada en grandes poblaciones y hay muchas dudas de su eficacia. Es más probable que un niño muera atropellado que por meningitis, pero hay una construcción del pánico que muchos agentes se encargan de construir.

-¿Estamos sobrediagnosticados?

-Entre el 30 y el 40% de los cánceres diagnosticados no son dañinos y se tratan como mortíferos creando un daño terrible en las mujeres.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate