El Comercio

Adiós al instituto con una graduación diseñada a medida

fotogalería

Un grupo de jóvenes posa para la fotografía. / D. ARIENZA

  • Estudiantes de cinco centros pusieron fin a una etapa educativa entre la ilusión por el futuro y la añoranza por un ciclo que acaba

  • Los alumnos del IES Calderón de la Barca organizaron su propio acto en la asignatura optativa de gestión de eventos

El último curso de Bachillerato llegó ayer a su fin en cinco centros educativos de la ciudad, el IES de Roces, el Calderón de la Barca, el Piles, el Padre Feijoo y el Universidad Laboral. Como marca la tradición en los últimos años, los alumnos culminaron su paso por el instituto con un acto de graduación al más puro estilo americano.

Los nervios habituales en este tipo de actos se vivieron por duplicado entre los bachilleres del IES Calderón de la Barca, ya que un grupo de alumnos fue el encargado de coordinar la graduación. La iniciativa, pionera en el centro, se gestó durante la asignatura optativa de Organización y Gestión de Eventos. Tras un curso de trabajo, el Marieva Palace fue testigo de las dotes organizativas de los jóvenes, que acertaron con un evento diseñado al gusto de sus compañeros.

En el IES Padre Feijoo se graduaron cuatro cursos de segundo de Bachillerato, entre ellos un grupo del nocturno. Los bachilleres celebraron el acto que pone fin a su paso por el centro de La Calzada en el Hotel Begoña Park, acompañados por profesores y familiares. En las intervenciones hubo espacio para divertidos discursos a cargo de los alumnos, así como cuestiones relacionadas con la actualidad educativa. La directora del instituto manifestó su pesar ante el alumnado por lo que ha sido «un año complicado por una prueba EBAU que no conocemos».

En el IES Roces, ochenta estudiantes se graduaron con un pequeño sinsabor, el no haber celebrado el acto en el cine, tal y como habían propuesto a la dirección del centro. Los jóvenes del Piles, por su parte, pudieron pasear sus vestidos de gala y sus trajes de corbata por el recinto Ferial Luis Adaro. Un día antes, en la tarde del jueves, había sido el turno de los recién graduados del IES Laboral.

Entre el entusiasmo ante el futuro y la melancolía de dejar atrás algunos de los mejores momentos de su vida, la graduación simbolizó para los bachilleres gijoneses el paso a una nueva etapa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate