El Comercio

Doble titulación en seguridad vial

fotogalería

Alumnos del colegio, con Javi Villa, justo antes de recorrer en bici la ruta de La Camocha hasta La Carbayera. / J. PAÑEDA

  • El piloto de automovilismo Javi Villa clausura los talleres en los que los niños han aprendido a respetar señales y habilidades mecánicas

  • El Jacinto Benavente cierra sus segundas jornadas para prevenir riesgos en la carretera

«Lo más importante que he aprendido durante estas dos semanas es a ver a los ciclistas como si fuesen un vehículo más». Lo decía ayer Lucas Arnaiz, de quinto de Primaria, en la clausura de las II Jornadas de Educación Vial del colegio Jacinto Benavente. En este tiempo, los escolares -que ya llevan tiempo formándose en este campo y presentaron el pasado mes de diciembre un 'dossier' a la alcaldesa sobre las deficiencias en los accesos al colegio- han profundizado en el conocimiento de las señales, en prevención de riesgos («en la bici hay que llevar casco y, por la noche, luces y chaleco reflectante») y en habilidades mecánicas. Este último aspecto, al ser el más desconocido hasta la fecha por ellos, es el que más les ha gustado. Lo impartió una familia del colegio y ahora «ya sabemos cambiar la cámara y la rueda de la bicicleta», explicaba Eva López, de sexto.

La bici ha tenido un protagonismo especial en las jornadas, porque también ha habido ocasión de aprender a manejar los cambios y a tener mayor habilidad sobre las dos ruedas. Ayer demostraron todos estos conocimientos en la clausura de los talleres, que se convirtió en toda una fiesta desde primera hora de la mañana. Mientras que los alumnos de cuarto, quinto y sexto participaban en circuitos de equilibrio sobre la bicicleta y sobre el monopatín, bici en mano, entre otros, los de primero, segundo y tercero disfrutaban de los cuentos sobre seguridad vial que les contaba el personal de la biblioteca de Vega -La Camocha, de vídeos y la aplicación Kahoot, con preguntas y respuestas al respecto. Tras el recreo, intercambio de actividades.

Pero, para ellos, lo más emocionante estaba por llegar: volver a ver al piloto de automovilismo Javi Villa, que ya participó en las primeras jornadas y clausuraba las de ayer, y participar en la marcha ciclista que recorrería la ruta de La Camocha hasta el área recreativa de La Carbayera y que contaría con la presencia del ciclista Chechu Rubiera.

Mientras tanto, el director, Miguel Ángel Suárez, expresaba su satisfacción por cómo «son los propios chavales los que detectan las necesidades de mejora en la carretera y son capaces de revertir las deficiencias». Se refería a cómo han conseguido, tras la visita a Carmen Moriyón, que «los topógrafos vengan a tomar medidas para reestructurarlas aceras y eliminar el muro del consultorio médico para construir un arcén. Y se dan cuenta cuando no se respetan los pasos de cebra, las preferencias y los límites de velocidad».

El arcén, para carril bici

Sentados en la pista deportiva, los 372 alumnos recibieron muy contentos a Javi Villa, quien, en su intervención, hizo especial hincapié en la importancia de respetar a los ciclistas. Para él, su principal preocupación está en la carretera. «No está preparada para la bicicleta, porque está pensada para los vehículos. Por mucho cuidado que pongan los conductores, el riesgo que existe es muy alto y los ciclistas están muy desprotegidos en ella». Como ejemplo añadió: «La ley les permite ir en grupo, pero luego no les protege de un coche».

En su opinión, la mejor medida sería «preparar el arcén, pintarlo y darle a la bici su sitio. Prefiero rodar en una carretera sin arcenes pero que haya un carril bici, que en otra con un arcén que está lleno de guijo y la bici pincha». Rodeado de escolares que buscaban su autógrafo, alabó la labor que está realizando el centro en educación vial y que tiene circuito propio en el patio. «Han venido a las instalaciones que tenemos en Soto de Dueñas. Eso está bien, es un granito de arena, pero lo importante es concienciar durante todo el año».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate