El Comercio
Juan José Tamayo.
Juan José Tamayo. / E. C.

«El mar Mediterráneo es una fosa común de los anónimos del Sur»

  • Imparte hoy una charla en la que criticará la «insensibilidad» de Europa hacia los migrantes

  • Juan José Tamayo.Teólogo y profesor

Juan José Tamayo (Amusco, Palencia, 1946), vinculado a la Teología de la Liberación y director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III, disertará hoy sobre 'Las religiones monoteístas y el Mediterráneo, de mar intercultural e interreligioso a fosa común' a partir de las 18.00 horas en el salón de Proyecto Hombre, dentro del Encuentro de Cristianos de Base de Asturias.

-¿Qué pasa en el Mediterráneo?

-Se ha invertido su orientación. De un mar abierto, sin fronteras, de intercambio cultural y religioso, de espacio de hospitalidad y de encuentro entre sus dos orillas, se ha pasado a un mar de fronteras infranqueables. Dicen que no se pueden poner puertas al mar, pero aquí se pusieron muchas. Y lo más grave, es un foso de separación Norte-Sur, un espacio de exclusión y de xenofobia, una fosa común de muertos anónimos del Sur, un cementerio de pueblos enteros e inocentes que fueron víctimas de la violencia, de los fanatismos religiosos que matan en nombre de Dios. Buscaban asilo y unas condiciones de vida que no tenían en sus países.

-¿La sociedad lo percibe así?

-No con el dramatismo que tiene. Es tal la insensibilidad hacia estos fenómenos y muertes que los consideramos población sobrante, de la cultura del descarte. Los niños y las mujeres sufren las consecuencias más dramáticas y perniciosas en este itinerario trágico. Además de poner en peligro su vida y muchas veces morir en el intento, son víctimas de trata de personas, acoso sexual, trabajos forzados, tráfico de órganos y prostitución. Es la desprotección absoluta.

-Ante esta situación, ¿la Iglesia actúa correctamente?

-Prefiero hablar de las religiones. No están activando todos los referentes humanistas, solidarios y hospitalarios que tienen en sus normas, doctrinas morales y principios para fomentar la solidaridad, la acogida o la igualdad de género. Con comportamientos tan patriarcales refuerzan el sufrimiento de los más débiles.

-¿Y el Papa Francisco?

-Demuestra con hechos, palabras y gestos que tiene una sensibilidad especial e interés por estas personas. Las acoge en el propio Vaticano y pide lo mismo a las parroquias.

-¿Los Gobiernos no lo hacen?

- Su reprobación es absoluta y radical. Están mostrando una insensibilidad total y una falta de solidaridad.

-¿Cómo deberían actuar?

-Lo primero, abrir rutas seguras de las migraciones que impidan que los refugiados caigan en las mafias y apoyar a las organizaciones que trabajan sobre el terreno.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate