El Comercio
Belén Fernández.
Belén Fernández. / P. LORENZANA

El Principado se opone a que Gijón al Norte apruebe sus cuentas sin reunirse

  • Quiere un encuentro presencial para forzar al ministerio a informar sobre los estudios que dice avanzar para reactivar el plan de vías

El presidente de Adif, Juan Bravo, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, son gente ocupada, con muchos frentes y cargos, uno de ellos, precisamente en la sociedad Gijón al Norte. Para evitar reuniones de más, la compañía propuso esta semana al resto de miembros del consejo de administración remitir las cuentas correspondientes a 2016, para que cada una las firmase desde sus despachos, y dar así por solventado el trámite.

La solución no gusta al Principado. Ayer la consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, remitió una carta negándose a este «automatismo» y solicitó la convocatoria de una sesión presencial. El objetivo es «debatir temas que los consejeros del Principado en la entidad consideran relevantes para el proyecto de integración ferroviaria en la ciudad», señaló la consejería en un comunicado.

La Ley exige que las cuentas estén formuladas, aprobadas y rubricadas antes del 30 de junio. La estrategia del Principado pasa por aprovechar esta formalidad para que los socios pongan al día el proyecto. Concretamente solicita que el orden del día incorpore un punto para que Fomento informe sobre los trabajos y estudios que está desarrollando al respecto.

Por ahora, de ellos no se sabe más que lo expresado por Bravo y Gómez-Pomar en el Congreso de los Diputados, el 25 de abril. El primero dijo que «desde hace semanas» su equipo estaba replanteando el esquema para sentarse «en pocos días con los responsables del Ayuntamiento de Gijón y poder plantear una solución definitiva». El segundo confirmó que se estaba «afinando» una propuesta que contente a todas las partes.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate