El Comercio

video

Orlando Fernández, en una comisión municipal. / AURELIO FLÓREZ

Xixón Sí Puede acusa a Foro de utilizar Divertia para la «cultura de amiguetes»

  • La formación votó en contra del programa para el segundo semestre del Jovellanos «porque no entendemos que Arturo Fernández actúe seis días»

El concejal Orlando Fernández, de Xixón Sí Puede, se manifestó ayer en contra del modelo de ocio que impulsa Divertia, «basado en megaeventos, que no genera riqueza para la ciudad ni tiene en cuenta el tejido musical y hostelero de Gijón y que prefabrica una serie de actuaciones, en el marco de una cultura de amiguetes de la se benefician pequeños intermediarios». El edil criticó que en la ciudad «se estén privatizando el ocio y el disfrute» y habló de «un conflicto cultural», estableciendo un contraste entre la organización de grandes conciertos y festivales y las dificultades que se ponen a la música en directo en locales o en la vía pública.

«Llevamos tiempo reclamándole al gobierno municipal una política basada en socializar la cultura, no en amordazarla. Que admitan las actividades culturales espontáneas, porque no estamos dispuestos a admitir el modelo de ciudad balneario que quieren implantar», señaló en referencia a las sanciones impuestas esta semana a varios componentes de la banda de gaitas Villa de Xixón por su actuación en la plaza de Arturo Arias coincidiendo con la espicha de aniversario de El Lavaderu.

Fernández acusó al edil de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, de «querer implantar en Gijón la ley del silencio» y de interpretar las normas «con arbitrariedad». Se preguntó por qué en lugar de abrir a esos músicos un expediente por incumplir la ordenanza del ruido se les denunció en base a la ordenanza de convivencia, «que es nuestra 'mordacina' local'». Auguró que a partir de ahora «se va a aplicar una apisonadora a todo».

El edil de Xixón Sí Puede se refirió también a los obstáculos que existen para organizar actuaciones en los locales de hostelería. «Desde 2016 venimos pidiendo la revisión de la ordenanza del ruido para que puedan albergar conciertos de música en directo. Sabemos que el Principado tiene bloqueada la modificación del catálogo de espectáculos públicos y que mientras ese cambio no se produzca las iniciativas que se aprueben en los ayuntamientos no llegarán a ningún fin, pero eso no quita para que se inicien los trabajos de revisión de la ordenanza», de cara a su aprobación en cuanto la normativa regional lo permita. Refiriendo a datos facilitados en comisión por el gobierno municipal, cifró en seis las denuncias impuestas en lo que va de año por la celebración de música en vivo en establecimientos hosteleros. En 2016 hubo diecisiete, de las que cinco acabaron en sanción y otras cinco aún están en periodo de alegaciones. «El efecto de todo esto es la autocensura en los locales», lamentó al tiempo que explicaba cómo este mismo jueves una charanga que tenía previsto actuar en un local de Begoña «no vino porque tiene miedo».

Colegio Virgen Reina

Recordó que en la vía pública la ordenanza del ruido pone el límite en 55 decibelios, «que es casi el nivel que alcanza una conversación normal y menos que una aspiradora». Y calificó de «'summum' del absurdo lo que ha pasado en el colegio Virgen Reina», donde el jueves se personó la Policía Local tras las quejas de un vecino por el nivel sonoro de las actuaciones de su semana cultural. «¿Qué va a pasar ahora? ¿Van a aplicar con rigor esa norma en todos los casos? ¿La aplicarán al Festival Aéreo? ¿Tendremos que ir con auriculares a las actuaciones musicales del verano?».

Frente a estas trabas a los pequeños conciertos en vivo y las «expresiones de cultura popular» se refirió a los programados por Divertia para los próximos meses. «Es verdad que hay actuaciones gratuitas, pero este año también hay una serie de festejos de pago en los que va a intervenir el Ayuntamiento, como el Tsunami Xixón». Orlando Fernández criticó que el gobierno haya dado de paso una aportación de 15.000 euros para conciertos en la plaza Mayor vinculados a este festival, sin someterlo a votación en el consejo de administración de Divertia. «Es una práctica que se ha instaurado y que no nos gusta. Lo han hecho también con el contrato de los fuegos de Begoña, que sacan por 49.900 euros y que si fuera de cien euros más debería haber pasado por el consejo».

El concejal explicó que el jueves, cuando Divertia aprobó pedir al Ayuntamiento 250.000 euros más para los festejos de este año, su grupo se abstuvo «para no bloquear» un expediente en el que se incluían contrataciones de grupos folclóricos y la ayuda para organizar el festival de gaitas.

En ese consejo de administración, Xixón Sí Puede sí votó en contra del programa de actuaciones propuesto para el segundo semestre en el Teatro Jovellanos. Lo justificó en que «no suscribimos que Arturo Fernández tenga seis actuaciones, cuando el resto de los que vienen tienen una. Nos parece bien que se le contrate, porque además viene a taquilla, pero no nos parece proporcional». La programación se aprobó gracias a que, tras una abstención inicial, el consejero del PP cambió su voto «por responsabilidad», explicó el concejal popular Pablo González.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate