El Comercio

De la Cueva: «No quería ser ni mi madre ni mi abuela, solo deseé poder elegir»

Alba González y Carmen G. de la Cueva, en la presentación.
Alba González y Carmen G. de la Cueva, en la presentación. / FLÓREZ
  • La lucha contra el silencio y la precariedad fueron los dos incentivos que empujaron a Carmen García de la Cueva (Alcalá del Río, 1986) a escribir 'Mamá, quiero ser feminista'

Este trabajo, concebido como una narración autobiográfica, pone de relieve la «lucha de todas la mujeres por tener confianza por su propia voz». Ya en su cuarta edición, el volumen ha canalizado el trabajo de la sevillana en La Tribu de Frida, un proyecto on-line que, con el paso de los años, ha servido de improvisado ágora para debate literario y feminista. «Ser una niña gorda que lee en un pequeño pueblo de Sevilla hace que no tengas confianza en tu propia voz. Yo me di cuenta de que no quería ser como mi madre ni mi abuela. Solo deseé tener la oportunidad de poder elegir», subrayó ayer la autora en la presentación del libro en la feria.

Este escrito, según sostiene, sirve para poner de manifiesto las trabas con las que se encontraron las mujeres de anteriores generaciones. «Mi mayor reto fue romper el pudor que me surgía al hablar de mi cuerpo. Lo que cuento, al final, ya lo sufrieron mis antepasadas, tanto biológicas como literarias», sintetiza. Tanto el proyecto de Tribu como este libro, añade, nacieron también de la impotencia de haber estudiado una carrera, residir en el extranjero para formarse y encontrarse un vacío laboral de vuelta a España. «Es una frustración enorme. Me he encontrado muy pocas novelas que traten el tema de la precariedad y también lo encuentro muy interesante», sostiene la autora.

«Comunicación actual»

Alba González Sanz, también escritora, fue la encargada de presentarla. A su juicio, parte del éxito que está cosechando el libro reside en su concepción. «Se trata de una comunicación actual, una traba que en el mundo académico se suele encontrar a menudo. El escrito tiene altura intelectual y experiencia de vida. Todo lo que el discurso feminista necesita», destacó en la presentación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate