El Comercio

«Es una falacia decir que no habrá fiestes de prau por culpa de la SGAE»

Juan Carlos Fernández Fasero, en EL COMERCIO.
Juan Carlos Fernández Fasero, en EL COMERCIO. / AURELIO FLÓREZ
  • «La gente rechaza pagar el trabajo del autor con el argumento de que 'ya es millonario' sin saber que a muchos les tenemos que pagar hasta las gafas»

  • Juan Carlos Fernández Fasero Director de la SGAE en el Noroeste

Está de gira, como los artistas para los que recauda derechos de autor. Pero, a diferencia de ellos, su letra genera más rechazo que aplausos. Le toca a Juan Carlos Fernández Fasero (Arnoya, 1969) explicarle a los organizadores de fiestas de prau que deben pagar un 7% de su presupuesto a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

¿Es usted el malo de la película?

Ese es el papel que nos adjudican, pero es una falacia decir que no habrá fiestas de prau por culpa de la SGAE. Dependerá del presupuesto que tenga cada comité organizador y su capacidad de gestión.

Hablan de deudas insalvables.

No es cierto. En Gijón, que es donde hemos tenido la última reunión, hablamos de 43 fiestas. De ellas, solo 14 tienen deuda con nosotros. En la reunión que tuvimos la pasada semana ya quedamos en que, como el Ayuntamiento de Gijón tiene firmado el convenio de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), les rebajaríamos el coste al 5,25%.

¿Cual es la tarifa habitual?

La ley dice que el 7% del presupuesto. Si son 100.000 euros, la SGAE recauda 7.000, pero si son 100, se queda en siete euros el dinero que se va para los autores

¿El 7% del presupuesto total?

Lo que dice la normativa es que nosotros actuamos sobre todo lo que es necesario para que se celebre un evento. Si es un concierto, pues sobre la luz, el sonido, el escenario...

¿El coste de barracas y voladores se queda fuera?

Obviamente.

Dice que con Gijón ya hay acuerdo. ¿Con el resto de Asturias?

En los últimos días hemos hablado con todo el mundo.

Le esperaban en una reunión en Avilés a la que no acudió.

Tampoco es exacto. La SGAE va a donde se la invita y lo de Avilés nos llegó de un día para otro. Yo no podía acudir y, de todas maneras, tampoco era la fórmula. No obstante, tengo que decir que de los 315 clientes que tenemos en Asturias, entre entidades públicas y privadas, más del 80% están al corriente de pagos. Del 20% restante, la mayoría deben uno o dos años, con lo cual hablamos de 500 euros.

Perlora habla de 12.000.

No es verdad. Nuestra estimación, y siempre es al alza, es de 9.000.

¿Esa diferencia en el cálculo?

La ley dice que hay que solicitar un permiso para el uso del repertorio, vamos, pedir permiso al autor para usar su obra...

¿Estas entidades con deuda no han pedido permiso previo?

Algunas sí, otras no. Hay de todo. Lo del permiso previo, aunque lo diga la ley, no se hace de forma usual. Nosotros podemos enterarnos de que hay fiesta, si no nos lo ha comunicado la organización, por el ayuntamiento, por el periódico, porque vemos los carteles...

¿Tiene espías la SGAE?

(Risas) No.

¿Seguro?

Lo que hay es el Inspector Técnico de Música (ITM). Son personas contratadas para realizar inspecciones aleatorias. No son con ánimo recaudatorio, sino para confirmar qué canciones se utilizan y poder pagar así a los autores.

Le interrumpí cuando explicaba cómo se calcula el coste.

Si hay aviso previo de la organización, aplicamos la tarifa sobre su presupuesto. Si no nos lo dice, hacemos una estimación en función del precio de mercado. Si no llegamos a un acuerdo, acabamos en un juzgado. Lo que intentamos ahora en Asturias es evitar llegar a juicio. Ya digo que no es nuestro objetivo dañar a las fiestas ni tenemos un afán recaudatorio. Protegemos a los autores.

Sin caso Bautista

¿Se han recuperado del 'caso Teddy Bautista'?

El 1 de julio se cumplirán seis años de la intervención de las cuentas de la SGAE. Desde ese momento, Teddy ha ganado un juicio a la SGAE, que no quería pagarle una pensión; Caco y Ramoncín han salido absueltos; solo un directivo, que utilizó 40.000 euros de forma fraudulenta, ha sido condenado.

¿Es la SGAE trasparente?

La frase típica es que no.

Si ya lo dice usted

(Risas) Es lo que dice todo el mundo. Nuestras tarifas están realizadas en base a numerosos estudios y amparadas por el Ministerio de Cultura y por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia. Además, son públicas.

¿También es público el reparto de ingresos?

Sí. Pongamos que una fiesta cuesta 10.000 euros, nosotros vamos a recaudar 700. Miramos las canciones que han tocado. Si son siete, cada una vale diez euros. Y luego comienza el reparto entre los autores, con un descuento del 15%. Es decir, si en esa fiesta que analizamos han tocado una canción tuya, te pagamos 10 euros menos el 15%.

¿Y si tocan temas de no socios?

La Ley de Propiedad Intelectual te da cinco años para que esa persona pueda registrar su tema. Mientras, pasa a un grupo denominado 'pendiente de identificar', regulado por la ley. Es un fondo para ayudas a autores que tienen problemas. El resto, la ley nos obliga a utilizarlo en la ventana digital, que no sabemos lo que es, y en la conversión digital.

Habla de ayudas a autores.

Es que hay un grave problema en este país: la idea de que la cultura debe ser gratis. Se rechaza pagar el trabajo del autor, con el argumento de que 'ya es millonario'. Y la realidad es que, a muchos, les tenemos que pagar hasta las gafas.

¿Cuánto recaudan en Asturias?

El año pasado, 4,5 millones. Desde 2013 vamos al alza, aunque se nota mucho que Gijón ya no hace grandes conciertos.

¿Se atreverá a ir de romería?

(Risas) Me encantan. Tras la reunión de Gijón, quedamos tan amigos. Hablando se entiende la gente.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate