El Comercio

Princesas macarras y relatos exóticos para los nuevos lectores

David Acera sostiene uno de sus libros ante las familias asistentes al quiosco de la música.
David Acera sostiene uno de sus libros ante las familias asistentes al quiosco de la música. / DANIEL MORA
  • La Feria del Libro hace gala de cuentacuentos, talleres y un completo catálogo para que los más pequeños sumen inquietudes literarias

Los dragones, las princesas valientes y el entusiasmo de los más pequeños pusieron el color a la plomiza tarde que presidió ayer la segunda jornada de la Feria del Libro de Xixón. Entre presentaciones y tertulias literarias, el narrador de cuentos David Acera se plantó en el quiosco de la música de Begoña para encandilar a niños y adultos con su capacidad para dar vida a los distintos relatos. Los libros, según demostró, pueden funcionar mejor que cualquier tecnología si los oyentes se dejan llevar por la historia. «¿Os gustan los cuentos de princesas? Yo pienso que no tienen que ser psicológicamente aburridas, como ocurre en muchas ocasiones», argumentó ante padres e hijos. Así comenzó el relato de 'La princesa de la bolsa de papel', una vuelta de tuerca a la estructura clásica de las historias donde es ella, ataviada con unos harapos de papel tras el ataque de un dragón, la que se enfrenta a la bestia para salvar a su prometido. «Como no puede ser de otra forma, al final de la historia la princesa comió las perdices ella sola», concluyó Acera ante la risa de los presentes.

El programa

El público infantil y juvenil, precisamente, es uno de los sectores que la feria no quiere pasar por alto en esta primera edición. Ya se demostró con los talleres de María Luisa Torcida y Paco Abril. Hoy, las actividades seguirán con una actuación del Capitán Calzoncillos y la narración de 'Coses pa neños n'asturianu' de Olga Cuervo. «Como se decía en la Bola de Cristal, un programa que veíamos vuestros padres y yo, 'solo no puedo, pero con amigos sí'. Afortunadamente, en la actualidad todavía contamos con la voz, los libros y la memoria para educar bien», concluyó Acera.

Entre libreros y editores, por segunda jornada consecutiva, la satisfacción fue la nota predominante. Las nubes no fueron un impedimento para que todo tipo de curiosos se parasen en los estands. Uno de los máximos exponentes de la literatura infantil en la ciudad, El Bosque de la Maga Colibrí, calificó de «fenomenal» el transcurso de la primera edición de la feria. «Estamos viendo a mucha gente y, en concreto, a muchos niños», afirma Lara Meana, una de las responsables de la librería. A pesar de que el grueso de ventas se esperan para la jornada de hoy y mañana, Meana afirma disfrutar las tardes más tranquilas: «Los libros se ven mejor con calma. Me gusta que pregunten, recomendar y que la gente se tome su tiempo. Las ferias no son solo despachar libros».

«Todo son novedades»

Para una librería de este tipo, la llegada de novedades urge menos que en el resto de negocios. «Aquí traemos lo que mejor funciona en la tienda. Piensa que para un niño, todo son novedades», sostiene la librera. Sin embargo, sí que hay títulos recientes que están gustando especialmente entre los más pequeños. Es el caso de 'Piratas del mar helado' o 'Dos ratones'. Ante el empuje de las nuevas tecnologías, sin embargo, Meana no siente inquietud. Los libros, explica, cuentan con un valor añadido que ninguna videoconsola del mundo tiene. «La diferencia respecto a otros estímulos es que los libros implican compañía. El niño se siente especial y valorado mientras le están leyendo y eso es algo que nada puede combatir», concluye. La literatura -y por extensión, la feria-, a ojos de sus profesionales, tiene cuerda para rato.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate