El Comercio

Ultimátum al Montedeva para que ejecute la obra pendiente bajo amenaza de cierre

Instalaciones del colegio Montedeva, antiguas Ursulinas.
Instalaciones del colegio Montedeva, antiguas Ursulinas. / J. B.
  • El Consistorio verifica que no ha realizado los trabajos requeridos para obtener la licencia de actividad. Tiene hasta el 7 de julio para justificarse

El colegio Montedeva no ha efectuado todas las obras requeridas para conseguir la licencia de actividad. Así lo ha verificado el Ayuntamiento tras realizar una inspección al centro el 29 de mayo. Ante esta situación, ha enviado una notificación a la Consejería de Educación para informar de ello. «Procede ordenar el cese de la actividad que se encuentra en funcionamiento», señala la directora general de Te-CREA, Purificación García, en el escrito.

No obstante, el Consistorio otorga un plazo de veinte días hábiles para «formular alegaciones y/o presentar cuantos documentos y justificaciones estime oportunos, a la vista de las cuales, o en su defecto, se adoptará la resolución procedente». El plazo cuenta a partir del día siguiente a la recepción del escrito, es decir, que Alter Vía -empresa que gestiona el Montedeva- puede aportar dicha documentación hasta el 7 de julio. La consejería había abierto un expediente informativo a este colegio concertado debido a «las deficiencias detectadas por los técnicos municipales del Ayuntamiento de Gijón en cuanto a la protección del centro» y que están relacionadas con medidas de seguridad en caso de incendio. La obligación de aplicar estas correcciones ya fue advertida por el personal municipal en septiembre de 2013. En aquel momento, al requerírsele al centro la licencia de actividad, ésta (que fue concedida por el Ministerio de Educación a las antiguas titulares, las Ursulinas, a principios de los setenta) «no aparecía en el Registro Municipal» y el Consistorio exigió que, para obtener dicho documento, adoptase dichas medidas correctoras.

En la relación de obras pendientes detallada por los técnicos municipales, figuran la construcción de una rampa de acceso para personas con discapacidad y la conexión del sistema de detección de incendios del que deben disponer la sala de calderas, los laboratorios, el salón de actos y el local de la antigua capilla, entre otras. Sin embargo, el Montedeva sí ha subsanado algunas deficiencias. En concreto, dotar al centro de «alumbrado de seguridad conforme a las medidas correctoras e instalar extintores de eficacia mínima 21A-113B».

Esta situación ha sido denunciada hasta en cinco ocasiones a la consejería por el exdocente del centro Luis Alberto Picatoste, quien, según ha ratificado el Tribunal Supremo, fue despedido por el centro de forma improcedente después de haber puesto en conocimiento de las administraciones estos hechos «al prestar servicios con instalaciones que no se ajustan a la legalidad y no garantizan la seguridad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate