El Comercio

Un primer capítulo con sabor a éxito

Los paseantes disfrutaron durante la mañana de ayer de literatura y buen tiempo en el paseo de Begoña.
Los paseantes disfrutaron durante la mañana de ayer de literatura y buen tiempo en el paseo de Begoña. / FOTOS: DANIEL MORA
  • La Feria del Libro despide un «fantástico» regreso, según libreros y editores

  • Plantean para la edición de 2018 que los dos tramos de casetas estén más juntos y que los autores «puedan firmar en ellas»

Puso punto y aparte la Feria del Libro tras cuatro días de presentaciones, firmas y talleres. Al fin, se comentaba entre las concurridas casetas de Begoña, libreros, autores, editores e incondicionales de la literatura habían podido encontrar un ágora adecuado tras 18 años de ausencia. «Somos una editorial joven y esta es la primera feria a la que venimos. Lo cierto es que la impresión no puede ser mejor: desde la organización hasta el emplazamiento pasando por el interés de la gente», subraya Antón García, responsable de la editorial Saltadera. Entre sus títulos más vendidos a lo largo de estos cuatro días destaca la 'Cartografía histórica de Asturias', 'El paisaxe nuestru', de Vanessa Gutiérrez y 'El llibru nuevu', el último poemario de Xuan Bello. Su valoración respecto a la feria, preguntando al resto de expositores, representa bastante bien el ánimo general. «Se ha hecho un esfuerzo muy grande por la feria y la gente ha respondido. Las ventas, por lo que estamos viendo, también están siendo positivas», subraya Isabel de la Rosa, de la librería Cornión.

El contacto con el lector, aseguran, es la principal ventaja de sacar los libros a la calle. «Pensaba que al ser un sitio de paso la gente iba a seguir de largo, pero no fue así. Se han superado las expectativas y esperaremos volver el año que viene una semana entera», sostiene Verónica Piñera, de La Revoltosa. Parte de este éxito recae sobre el trabajo conjunto entre el Ayuntamiento y el sector del libro, «algo esencial en términos de publicidad y de calidad de las instalaciones», sostiene Diego González, de la tienda de cómics Identidad Secreta. En su caso, una de las obras más vendidas durante la feria fue 'La balada del norte', una historia ilustrada sobre la revolución asturiana de 1934 del autor de Blimea Alfonso Zapico.

Susana Escribano y Alberto González, responsables de la editorial asturiana Trea, quisieron destacar «la gran afluencia de gente y la disposición mostrada durante todos los días». En su caso, al no traer novedades literarias accesibles al gran público, la satisfacción ante la recepción del público gijonés es mayor. «Editamos historia, bliblioteconomía, documentación, archivística o gastronomía», enumeran.

Propuestas de futuro

Como ya asumía la organización del certamen en su presentación, pese a que la lectura global es buena, de esta edición se han sacado errores y elementos por pulir. De esta forma, hoy se reunirán las partes implicadas para ver qué elementos se pueden mejorar de cara a 2018. Una de las peticiones más extendidas entre los expositores es la relativa a las firmas de libros. En esta edición, todas las actividades con autores se produjeron en la carpa de encuentros literarios, situada en el centro del paseo. «Para otro año estaría bien que dejasen venir a los autores a los estands. Aquí pueden firmar y charlar tranquilamente con los paseantes, lo que nos parece muy buena idea», propone García. En la misma línea se pronuncia Piñera, de La Revoltosa: «Sería una gozada poder tenerlos entre nosotros. Es algo que hay que contemplar». A lo que añade: «Y poder estar una semana entera».

Otra de las propuestas surgidas entre los expositores gira en torno a la distribución de la propia feria. Los dos tramos de casetas, diseñados para dejar en medio al quiosco de la música, «aíslan del movimiento de la carpa» a los expositores más cercanos a la carretera. «Se podría poner la carpa de encuentros justo en el medio, así se concentra la actividad y todos salimos ganando», destacan. Para los próximos años, por tanto, el sector del libro en Asturias pide que se siga dando voz a autores de la tierra, pero teniendo en mente que «para crecer como feria también se tienen que traer más firmas de renombre nacional». Una circunstancia que, según reconocen, se irá construyendo con el paso de los años. «Y ojalá que sea para muchos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate